Cómo dejar de tener miedo

Cómo dejar de tener miedo

Tener valor no significa no tener miedo. Tener valor significa seguir adelante aun sintiendo miedo. Existe una frase del director de cine Woody Allen muy certera y que cae como anillo al dedo: “La gente tiene miedo de enfrentarse al hecho de que gran parte de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que hay tantas cosas fuera de nuestro control”.

Seguramente, muchos estaremos de acuerdo en que el control es una ilusión, por lo menos en lo que concierne a los aspectos externos, ya que solo podemos controlarnos a nosotros mismos. Por eso siempre se habla de la importancia de aprender sobre inteligencia emocional y de cómo manejar nuestras emociones. Así mismo, cuando buscamos motivación, encontramos que las sugerencias siempre apuntan hacia nuestra actitud.

Cada día nos estresamos por cosas que escapan de nuestro control. Eso da espacio al miedo, las dudas y los temores, cuando lo que debemos hacer es enfocarnos en nuestros esfuerzos, en nuestros pensamientos y no gastar tanto tiempo en preocupaciones. Debemos tomar acción no solo para lograr nuestras metas, sino también para cambiar de perspectiva y sentirnos agradecidos.

Para dejar de tener miedo hay que fomentar pensamientos limpios; aprender a manejar nuestras emociones y sentimientos; observar cómo tratamos a los demás y cómo nos tratamos a nosotros mismos. Es de suma importancia nuestra actitud ante las vicisitudes, con la conciencia de que los momentos difíciles forman parte de la vida y nos sirven para aprender y ser mejores personas.

Es necesario tomar conciencia de que el miedo puede ser una fuerza que impulsa, y que al mismo tiempo es una herramienta que puede protegernos, ayudándonos a tomar decisiones más bonitas y óptimas. Es imprescindible dejar de ver al miedo como algo malo, y comenzar a verlo como un medio para crecer, ya que, como otras emociones, nos ayuda a preparar el camino diario pues es parte de la armonía de la vida.

Sabiamente Chaplin dijo: “No debemos tener miedo a equivocarnos, hasta los planetas chocan, y del caos nacen las estrellas”.

No se trata de no tener miedo jamás. Se trata de aprender, de tomar acción, cambiar de perspectiva, trabajar en nuestras emociones y aprender de ellas para tomar decisiones que nos ayuden a movernos hacia adelante, sintiendo confianza en nosotros mismos y en nuestra capacidad de existir y de ser. Tener miedos o temores es una sabia manera de darnos cuenta de lo valientes que podemos llegar a ser.

Si tienes miedo sobre tu situación actual, revisa y observa todo lo que has superado y lo lejos que has llegado a pesar de que otras veces también sentiste miedo.



Deja tus comentarios aquí: