Cómo desconectarte del móvil y mejorar tu calidad de vida

¿Sabías que la adicción al teléfono móvil es ya considerada una enfermedad del siglo XXI tanto que es considerado un trastorno psicológico?

Es llamado Nomofobia, abreviatura de la expresión inglesa no-mobile-phone phobia, que es el miedo a estar sin el móvil. No en vano todos vivimos vivimos bajo una era de revolución digital y tecnológica y donde los smartphones constituyen una pieza importante en nuestra vida.

Leer, ver descargar, enviar, sincronizar, compartir, publicar, actualizar, etiquetar, comentar, clasificar … ¿cuánto tiempo nos toma hacer todo esto?, ¿alguna vez en medio de una conversación importante sentiste la imperiosa necesidad de revisar tu celular?, ¿o prefieres comer junto a tu Smartphone y frente a la computadora antes que hacerlo con la familia?

Si compartes una de estas situaciones, es momento de desconectarse. Y es que los dispositivos inteligentes lo tienen a uno tan abrumado que se ha dejado de lado la vida personal y familiar. No es posible estar más pendiente con el chequeo de la lista de correo electrónico que hacer la tarea con tus hijos.

Por ello, damos a conocer algunas pautas que ayudarán a que, poco a poco, te vayas“desconectando” de los móviles y seguir cayendo como mansa paloma bajo estas grandes tentaciones tecnológicas que ya son un “peligro” para nuestra vida y las relaciones personales.

Mantener el teléfono alejado de los bolsillos

Buscar otro lugar para dejar el teléfono en vez de hacerlo en la mesa durante la cena o colocarlo en los bolsillos. Debemos comenzar a disfrutar del mundo y tener una mayor interrelación con als personas que nos rodean.

Desactivar las notificaciones

Olvidarse de estar chequeando las señales que aparecen en la parte superior del teléfono quenos alerta que hay mensajes “importantes” en stand by, actividades o citas que no hacen más que distraernos.

Lo más grave: puede causar elevar el nivel de ansiedad y provocar efectos negativos en la salud física y mental, un síndrome denominado FOMO -Fear Of Missing Out, que es el miedo a perderse.

Desplazar los iconos de las redes sociales a una carpeta

A la vez que causan distracciones, es recomendable que se ingrese a las redes sociales en los momentos de tiempo libre para evitar tener una mayor dependencia de las mismas o visitarlas cuando uno está en plena conversación con amigos o de negocios.

Aprender cuándo desconectarse

Hay que tener presente que desenchufarse del dispositivo puede ser la clave para encontrar la felicidad, pues de lo contrario uno no podrá vivir sin tener acceso a un teléfono durante algunas horas. Si es así, nuestra vida necesita urgentemente un ajuste de tuercas.

Utilizar el teléfono como un teléfono

Esta es la función primordial. Y si tiene la necesidad imperiosa de enviar un correo electrónico o mensaje de texto, hay que preguntarse: “¿Si se llama a esa persona sería más productivo?”.

De este modo, se establecerá relaciones sociales más duraderas y fuertes. Y si se pone en práctica todos estos consejos el impacto positivo en nuestra vida será enorme para l felicidad, salud y cordura.

Disfrutar de libros y periódicos

Hay que aprovechar los días de descanso para recobrar el placer de leer sentado en la banca de un parque, en la terraza o en la playa con un libro o periódico en la mano.

Escribir postales en lugar de e-mails

Nada más placentero que recibir una postal de algún familiar o amigo. ¿Y por qué no recuperar esa costumbre? Es el momento de comprar una postal y responder a esa persona quien seguramete quedará sorprendida que lo hicieras.

Comprar en los comercios tradicionales

Hay que preguntarse, ¿hace cuánto que no se compra un libro en una librería? Es el momento de darse un respiro y cambiar las compras «online» para visitar los mercados, librerías, ferias y tiendas locales.

Evita leer los e mails cada 5 minutos

Uno debe proponerse de leer los correos electrónicos cada cierto tiempo. Si es una maníaca costumbre o hábito hacerlo cada 5 minutos, es el momento de proponerse hacerlo cada media hora; luego cada dos horas, y así sucesivamente. Con sólo echarles un vistazo una vez al día antes de ir a dormir, por ejemplo, es suficiente.

¿Cuál es el mejor momento para desconectarse?

shutterstock_141019711Durante las vacaciones: a veces es necesario escapar físicamente de las labores cotidianas y relajarse. Y esto es posible con unas vacaciones donde se debe apagar totalmente los dispositivos para tener unas “vacaciones mentales”.

Durante el fin de semana: los sábados por la mañana es el mejor momento para desconectarse. Y si a ello se agrega el domingo, mucho mejor.

Durante un día de la semana: hay que proponerse apagar todos los aparatos, por ejemplo, todos los miércoles. ¿El resultado?, se verá cómo la rutina no será monótona.

Durante la mañana: los grandes líderes emprendedores suelen levantarse muy temprano para, leer , ejercitarse y tener tiempo para sí mismos. Y uno puede imitarlos evitando recibir llamadas y mensajes durante determinadas horas del día.

Durante la tarde: un estudio muestra que a las 2.55 pm es el momento del día en que los niveles de productividad se hallan en su escala más baja. ¿Por qué no aprovecharlo para salir de la oficina y relajarse un poco a un parque? Esto para contrarrestar “la fatiga del cerebro” y evitar estar distraídos y olvidadizos.

Durante la noche: se recomienda desconectarse antes de acostarse evitando llevar el celular a la habitación. Uno o dos horas sin que uno tenga el artefacto encendido hará la diferencia para tener una noche tranquila y sin sobresaltos.

Durante la hora de comer: hay que evitar llevar los teléfonos a la mesa para aprovechar ese tiempo para disfrutar la compañía de la familia o amigos, tener conversaciones interesantes y compartir agradables momentos sin interrupciones.

Durante el entrenamiento: será muy difícil que se busque un e-mail mientras se corre o durante una sesión de yoga. Por ello, esto puede ser una buena idea para mantenerte en forma y a la vez desenchufarse.

En fin; no debemos pasar desapercibidos ante este tipo de conductas. Los adictos al móvil suelen presentar algunos síntomas de personalidad afines, como baja en la autoestima, problemas con aceptarse su propio cuerpo y un déficit en la ejecución de habilidades sociales y resolución de conflictos.

Además, los que sufren de Nomofobia son ansiosos, sientes malestar general, se enfadan, son inquietos, negativos negación, ocultan los problemas y tienen sentimiento de culpa.

En tu caso, ¿eres de las personas que no puede dejar de lado el smartphone? ¿por qué sientes la necesidad de tenerlo siempre a tu lado?

Vía: marketingdirecto



Deja tus comentarios aquí: