Quiero una nueva vida, ¿por dónde comienzo?

Es retador pensar cómo quisiéramos que nuestra vida luzca en el futuro mientras nos encontramos lidiando con la tristeza y el desánimo que la separación, el divorcio u otros contratiempos generan en nosotros.

Hay momentos en ese sube y baja emocional en los cuales la luz se asoma y nos permite atrevernos a soñar nuevamente con una vida distinta, alegre y, además, posible.

Ante una desilusión, es normal perder la esperanza y permitir que nuestros miedos tomen el control y nos susurren cosas como: «no vas a rehacer tu vida», «con la edad que tienes eso es muy difícil», «me voy a quedar sola y no voy a conseguir pareja»… o hasta atrevernos a pensar en el chantaje emocional siguiente: «mejor me hubiera quedado en la relación, al menos estaba con alguien y no sola».

Debemos aprender a trabajar con esas voces que nos hablan; entenderlas y calmarlas, porque si tratamos de evadirlas o eliminarlas, pueden surtir el efecto contrario, manifestándose con una mayor tensión interna y rechazo.

Entonces, para poder comenzar a diseñar una nueva vida, te voy a dar algunas sugerencias: Lo primero, conversa con tus miedos, esa parte de ti que se siente vulnerable. Cálmalos y diles: «esto que me da tanto miedo no es necesariamente verdad y no tiene por qué cumplirse», «agradezco que me alertes, pero esa alerta no tiene por qué hacerse realidad».

Lo segundo, busca un día antes de finalizar el año y márcalo en tu calendario con el título: «un nuevo comienzo» o «una nueva vida». Este día, te vas a preparar para sentarte cómodamente y sin interrupciones (un buen momento es en la noche cuando ya todos en la casa están durmiendo o temprano en la mañana). Vas a darte el permiso de escribirte una carta a ti misma y darle rienda suelta a cómo quisieras que fuera tu vida. Aquí te vas a permitir soñar sin límites, como si las condiciones de todo tipo no fueran un impedimento.

Lo tercero, al finalizar tu carta te recomiendo dos cosas: lo primero, léela todas las noches antes de irte a dormir aunque no sientas ánimos (el subconsciente te ayuda a trabajar durante la noche en tus deseos). Y lo segundo es que transformes estos deseos en imágenes que puedas ver todos los días, es decir, vas a construir un mapa del tesoro. Allí colocarás las fotos más importantes de lo que deseas que se materialice en esa vida que sueñas y que es posible (las imágenes y fotos puedes ubicarlas en revistas o buscarlas en internet e imprimirlas).

Carlos Fraga tiene muy buenas recomendaciones en su website sobre cómo construir un buen mapa del tesoro.

Cuarto, desarrolla la confianza y la fe en ti misma y en Dios. Tendemos a ver los resultados de las vidas de otras personas y pensar que eso podría sucedernos a nosotros; es inevitable la comparación porque vivimos en sociedad, pero si vas a buscar compararte con alguien, que sea una persona que te motive e inspire de buena manera y que haya tenido resultados positivos, no negativos (por ejemplo no te compares con esa amiga que tiene años divorciada y no ha vuelto a conseguir pareja, más bien haz la comparación con aquella que sí pudo rehacer su vida y está feliz).

Hay un porcentaje pequeño de personas que logran resultados distintos y maravillosos, que rehacen su vida a pesar de las condiciones adversas, y la pregunta es: ¿qué han hecho ellas? ¿es acaso cuestión de suerte?

Muchas han desarrollado una capacidad de fortaleza interna, una fe inquebrantable que las hace tomar una decisión con convicción y saber que eso que tanto desean se hará realidad, respetando, claro está, los tiempos de Dios, que al final de cuentas son los más adecuados porque nos preparan apropiadamente para lo que tanto anhelamos.

Entonces, ¿qué debemos hacer para confiar más? Deja la duda de lado y utiliza tu carta y tu mapa del tesoro para que sean tu guía, sobre todo en esos momentos oscuros, y para que te permitan recordar que eres una persona valiosa, que mereces todos esos regalos.

¡Felices fiestas!

Si deseas ver la repetición de mi charla online (webinar) como lidiar con el duelo en las fiestas decembrinas, te invito a verlo aquí:



Deja tus comentarios aquí: