Cómo encontrar la motivación para entrenar

Cómo encontrar la motivación para entrenar

El cansancio diario, el estrés, la comodidad del sillón y el clima pueden influir en que no tengamos motivación para hacer ejercicios. Te damos las recomendaciones perfectas para encontrar ese estímulo que te hace falta para entrenar.

Puede que veamos a una amiga con el cuerpo más definido y nos motivemos a hacer ejercicios, nos compremos las zapatillas, la ropa deportiva y comencemos a acudir a un centro de entrenamiento. 

No obstante, a los pocos días, el tedio se apodera de nosotros y perdemos el interés. Realmente son pocas las personas que mantienen el entusiasmo de incorporar el ejercicio a su modo de vida.

La mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes ponemos trabas para ir a entrenar. Sabemos que hay muchas personas que entrenan duro, pero no tenemos porqué visualizar que ir a centros como los gimnasios en Mérida, por ejemplo, representa todo un maratón. La mayoría de nosotros solo necesitamos una rutina que va entre los 20 y los 50 minutos de ejercicios.

Consejos para motivarte a entrenar tu cuerpo

Mantener en alto la motivación es imprescindible para formar parte del mundo fitness y obtener todos los beneficios que entrenar nuestro cuerpo tiene para nuestra salud, tanto externa como interna. Veamos algunas formas mediante las cuales podemos estimularnos a entrenar con constancia.

1.- Vístete con ropa deportiva

Parece tonto, pero vestirnos de ropa deportiva nos ayudará en gran medida a motivarnos para hacer deporte. Apenas nos la pongamos nos sentiremos identificados con la realización de actividad física y nos preparamos mentalmente de una mejor manera para acudir al gimnasio.

2.- Busca compañía

Acudir solo al gimnasio puede ser un poco tedioso y lleva a muchas personas a abandonar el camino fácilmente. 

Por esto lo recomendable es ir a hacer ejercicios acompañados o por lo menos socializar dentro del sitio de entrenamiento para encontrar amigos que nos motiven a ir con frecuencia y compartir un poco de nuestro día a día, especialmente sobre lo que esperamos de nuestra rutina o como hacerla para que sea más productiva.

Ir con amigos al gimnasio es una de las mejores motivaciones a las que puedes echar mano. El día que te sientas desanimado para entrenarte podrás ir solo por el interés de compartir con tu grupo.

3.- Usa la música como aliada

Los expertos aseguran que la música es un gran bastón a la hora de hacer ejercicios. No solo nos motiva a hacerlo, sino que nos aporta energía y nos ayuda a ser más productivos en nuestra jornada de entrenamiento.

Hay temas con ritmos especiales, incluso que nos ayudan cuando trabajamos cada área de nuestro cuerpo. Podemos hacer una colección de temas y escucharlos cuando hacemos ejercicios.

4.- Cambia las rutinas con frecuencia

Romper la rutina siempre es necesario en la vida para salir de la monotonía. Esto también aplica para estimularnos a la hora de ir al gimnasio. Si hacemos la misma rutina diaria no tardaremos en aburrirnos, cansarnos y buscar cualquier excusa para no acudir al gimnasio.

Varía la rutina cada dos semanas, esto nos ayudará a no volvernos monótonos y, además, evitará que acostumbremos el cuerpo a una sola forma de entrenamiento.

5.- Establece metas a corto plazo

Si nos proponemos disminuir nuestra talla de ropa o, en otras palabras, bajar de peso y definir nuestra silueta, no nos ayudará de ninguna manera esperar resultados grandes en poco tiempo, pero tampoco nos sirve pensar en que debemos esperar mucho para comenzar a valorar los cambios.

Podemos fijarnos en efectos a corto plazo como la disminución del estrés o el incremento de endorfinas. Debemos trabajar un día a la vez y así evitar el desánimo que representaría tener que entrenar para conseguir resultados en un muy largo tiempo.

6.- Aléjate de los malos hábitos alimenticios

Comer mal, además de los problemas de salud internos, genera pereza, cansancio, desmotivación y hasta mal humor. Todo lo anterior es una combinación perfecta para que dejemos de acudir al gimnasio. Come menos carbohidratos y más proteínas. También es recomendable que te hagas amigo de las frutas y las verduras.

Siguiendo estas recomendaciones verás cómo ir al gimnasio será más emocionante y perderás cualquier tipo de traba mental que te pongas para no entrenar. Cuando menos lo esperes habrás incorporado el ejercicio en tu rutina de vida y mantenerte en actividad será, más que un deber, un verdadero placer.

En colaboración con Nathaly Davila.

Foto creado por teksomolika – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: