Cómo escapar del falso Yo

Glenda Travieso es autora del libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina. Para conocer más de su libro, haz clic aquí.

 

Wayne Dyer, autor de exitosos libros, entre ellos: Tus Zonas Erróneas, Construye Tu Destino o el inigualable El Poder de la Intención, dice que “el ego es una idea falsa sobre quien somos, es el falso yo».

¡Nada más cierto!

Cuando estamos identificados con el ego, nos acompaña una sensación de carencia, de que la vida sería mejor si tuviésemos esto o aquello, o si fuésemos tal o cual persona, o si hubiésemos nacido en tal o cual país o en determinado estrato social. Creemos que nuestro valor viene dado por los bienes materiales que tenemos, por nuestros éxitos o fracasos, o por nuestro rol dentro de la sociedad. Visto a través de los ojos del ego, mi identidad depende de las opiniones y juicios que los demás tienen de mí, al igual que los juicios y opiniones que yo tengo sobre mí mismo. A través de los ojos del ego creemos que Dios está fuera de nosotros y que nos castiga por nuestros errores.

Este falso ser que nada tiene que ver con nuestra verdadera esencia siempre se siente vulnerable, siempre está temeroso de no poder lograr lo que quiere, o de perder a los seres que ama, siempre se siente inseguro y busca a como dé lugar resguardarse dentro de su zona de confort; por eso también siente mucho miedo de experimentar y le cuesta aceptar los cambios. Tiene una constante necesidad de identificarse con cosas nuevas, que le den su sentido de existencia, es por eso que no aprecia lo que tiene y nunca le parece suficiente, siempre necesita más. Pero a pesar de esto su sensación de carencia y sus temores nunca desaparecen. No hay dentro de ti mismo nada que tú puedas hacer para hacer feliz al ego.

Al ego le encanta quejarse y resentirse con las otras personas, y por supuesto con las circunstancias. Nos sentimos heridos cuando alguien nos hiere, o contentos cuando cualquiera nos alaba. Nuestro ego constantemente está cuestionando y calificando todo; incluso el clima, el tráfico y hasta los zapatos que carga la vecina.

Sin embargo, tenemos otra voz, la de nuestro verdadero Ser y aunque la voz del ego nos confunde haciéndonos creer que es la nuestra,  no lo es. Nuestra verdadera voz es la segunda, solo que es menos audible por la invasión del ego.

Si queremos aprender a identificar y a separar las dos voces, tenemos que iniciar en nosotros un proceso de toma de conciencia, pues al ego no se le combate, se le expone. Solo desde un lugar más elevado de conciencia podremos liberarnos de todas esas emociones, pensamientos y hábitos tóxicos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestro desarrollo.

Te comparto siete claves para liberarte de tu ego, dadas por Wayne Dyer

  1. No te sientas ofendido.
  2. Libérate de la necesidad de ganar.
  3. Libérate de la necesidad de tener razón.
  4. Libérate de la necesidad de ser superior.
  5. Libérate de la necesidad de tener más.
  6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros.
  7. Libérate de tu fama.

Practicando estas claves en la cotidianidad de nuestras vidas, encontraremos el equilibrio entre nuestra esencia espiritual y el ser físico que somos. Solo así nos habremos reconciliado con nuestro Ser y por lo tanto tendremos la sabiduría y la fortaleza para expulsar de nuestra vida todo aquello que no agregue valor y que solo nos esclaviza.

Si quieres aprender más sobre la depresión y del trabajo de Glenda Travieso, puedes visitar este enlace para conocer su libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: