¿Cómo estás de ánimo?

¿Cómo estás de ánimo?

Buscando el origen de la palabra ánimo me encontré con esto: «Tener buen ánimo» es desplegar energía positiva. Si pensamos que esta energía proviene del alma, entonces comprendemos, por qué ánimo lleva la misma raíz indoeuropea an(u)- (respirar) que en griego dio ανεμος (anemos = viento), igual que ánima; de modo que el ánimo no viene de fuera, sino que emana desde lo más profundo de nuestra alma.

Hoy escribo sobre esto porque publiqué una selfie donde comentaba que decidí empezar la semana con buen ánimo y una amiga me escribió: “Te felicito que aún tengas ánimo”, y este comentario se corresponde a lo difícil que puede ser estar animado cuando se viven momentos muy duros como, por ejemplo, los que vivimos en este país, Venezuela, donde los males no parecen tener fin, donde más que vivir lo que hacemos es jugar a supervivencia extrema en condiciones por demás complejas, pero y he allí la decisión, nos hundimos en la tristeza y la desesperanza o tomamos la decisión de animarnos.

Una de las primeras cosas que hago para animarme es estar desde el entendimiento de que tengo un propósito en esta vida, tal y cual están dadas las circunstancias. Siento que si estoy aquí en estos momentos esto corresponde a un plan superior y de nada sirve oponerme o resistirme, sino más bien hacer uso de mis talentos y potencialidades para mi beneficio y el de otros.

De hecho, recientemente acompañé a mi prima en el acto de despedida de su marido que falleció, y allí vi a gran parte de mi familia; pensé que antes solíamos vernos más en fiestas y reuniones, y ahora en despedidas. La vida es tan breve, y cuando tomamos real conciencia de esto comenzamos a agradecer tantas cosas, y eso es lo que he estado haciendo, el amor de mis hijos, el poder respirar, tener salud, ver el atardecer, tomar conciencia de mi respiración, ilusionarme con los regalos que me puede tener la vida, buscar nuevos proyectos, escribir y muchas otras razones más… me dan ánimo.

Cuando te hundes, el puerto más seguro es el ahogo, pero cuando la decisión es permanecer animado, seguro nuevos horizontes se abrirán para ti a la par que podrás ayudar a otros. Y tú, ¿cómo estás de ánimo?



Deja tus comentarios aquí: