Cómo evitar que tu oficina te enferme

Cómo evitar que tu oficina te enferme

Todos sabemos que el sedentarismo está servido en la oficina. Las horas para sentarse en el escritorio están estipuladas y contra eso no es recomendable rebelarse porque, básicamente, es a lo que uno accede cuando empieza. Es parte de nuestra cultura de trabajo. Tantas horas en el mismo escritorio.

Ante este escenario, hay algunas cosas que considerar. Si bien es cierto que hay rutinas establecidas en la oficina, hay algunas cosas que sí podemos cambiar. Ciertas organizaciones se han dedicado al estudio del tiempo que pasamos sentados, y cómo esto afecta nuestra salud. Han llegado a estimar que “nos hemos vuelto tan sedentarios que 30 minutos al día en el gimnasio no son suficientes para contrarrestar los efectos perjudiciales de estar 8 o 10 horas sentados”.

Interesante, ¿no? También es un poco preocupante, pero para eso estamos hoy aquí. Queremos proponerte algunos tips para evitar el sedentarismo en el trabajo, y así ganarle paso a la batalla que la silla de trabajo tiene contra nuestro cuerpo y nuestra salud.

  • Si te llaman por teléfono, levántate y camina unos segundos.
  • Usa las escaleras en algunas ocasiones.
  • Toma la ruta larga, o evita encontrar el puesto de estacionamiento más cercano a la salida.
  • Después de almorzar, da una pequeña caminata.
  • Cuando lleves mucho rato en la computadora, levántate y estírate un poco cada hora.
  • Rellena tu vaso de agua cada hora.
  • Si vas a mandar un email o a chatear con alguien que no está lejos, es mejor que te levantes y camines un poco hasta allá.

Por otro lado, y quizás esto es lo más importante, debes revisar y corregir la manera en que te sientas. No hay silla de trabajo lo suficientemente ergonómica que pueda contra una mala postura:

  • Inclina la pelvis hacia adelante y arquea la baja espalda. Trata de ubicar tus glúteos hacia la base del respaldar, en lugar de hacia el centro.
  • Siéntate derecho. Naturalmente, pasar mucho rato así es casi imposible. Se requiere de cierto tono muscular abdominal para servir de base. Si no lo has hecho ya, este es el momento de alistarse en alguna clase de yoga, pilates o en el gimnasio. Revisa siempre tu postura.
  • No cruces las piernas. Si pones siempre los pies en el piso, tu pelvis se mantendrá alineada. Además, trata de que las rodillas estén un poco más abajo del nivel de las caderas.
  • La altura. Busca que tu mirada vea de manera recta hacia la tercera parte superior del monitor. De lo contrario, habrá tendencia a inclinarse hacia adelante, lo cual puede ocasionar ciertas molestias lumbares al largo plazo.

Son detalles que importan y que no debes dejar pasar. Se trata de tu salud. Cuando llegues a casa, trata de caminar, bailar, estirarte. Cuida siempre tu respiración. Tu cuerpo te lo agradecerá



Deja tus comentarios aquí: