¿Cómo influyen los colores en tu estado de ánimo?

La naturaleza y el ser humano están directamente vinculados a los colores, y con ellos, el estado de ánimo. Así, cada estación del año marca la pauta: el invierno sugiere tonos serios, neutros, fríos; mientras el verano en contraste, calienta el alma con colores brillantes.

Se dice que las personas que viven en ciudades frías, «grises», donde hay nieve o llueve regularmente, se deprimen con más frecuencia que aquellas que viven en países donde la luz del sol refleja los colores de las flores y las frutas, avivando el medio ambiente. Pero, ¿cómo es posible que un color afecte el humor?

Desde hace mucho tiempo, los científicos, médicos y psicólogos han estudiado la relación entre el color y el estado anímico. Muchos de ellos opinan que los colores no sólo pueden provocar distintas reacciones emocionales, sino también mejorar el humor y el bienestar interior.

colores2

Cada color tiene un significado para nuestro subconsciente y pueden ayudarnos a calmarnos ante una situación de estrés o animarnos cuando estamos tristes. Aquí puedes conocer un poco más de algunos de ellos:

ROJO: es el color del movimiento y la vitalidad. Se asocia con vida, amor, sangre, corazón, pasión, emoción, atracción, sexualidad, lucha. Cautiva, atrapa, energiza; aumenta la adrenalina, activa la respiración y acelera el pulso. Hace que el carácter sea más vital y enérgico. Es recomendable usar cuando haya que enfrentarte a alguien y se sienta temor.

NARANJA: simboliza entusiasmo y exaltación. Ideal si eres una persona tímida o si vacilas ante los problemas ya que suele indicar que la persona tiene cierto control sobre sus emociones. Se asocia con energía, abundancia, provisión, riqueza y prosperidad. Actúa como estimulante para los introvertidos, tristes o linfáticos.

AMARILLO: es el color de la luz, del sol, la acción, el poder y simboliza arrogancia, oro, fuerza, sabiduría, voluntad y estímulo. Este es un color asociado con la inteligencia y la rapidez mental, por eso es recomendable usarlo al momento de estudiar y a la hora de los exámenes. Es el color de la alegría y el optimismo; por eso el icónico «Happy Face» es amarillo.

VERDE: simboliza la naturaleza y el crecimiento. Realidad, progreso, esperanza, razón, lógica, sanación, calma y juventud. Aquellos que prefieren este color detestan la soledad y buscan la compañía. Significa equilibrio y te ayuda a sentirte relajado y feliz contigo mismo, pues transmite paz y serenidad.

AZUL: simboliza protección, amistad, fidelidad, fortaleza, descanso. Se lo asocia con los introvertidos o personas de emociones profundas. Es el color del infinito, de los sueños y de lo maravilloso. Actúa como calmante, reduciendo la presión sanguínea y el pulso cardíaco.

colores

BLANCO: símbolo de lo absoluto, la unidad y la inocencia. Significa paz o rendición; pureza y modestia. Alguien que viste de blanco parece más inocente y sincero, pero no es recomendable si lo que se desea es imponer autoridad. Es el color que indica que la persona busca la aceptación social, o se siente socialmente aceptada.

NEGRO: proporciona seguridad (en artes marciales, el cinturón negro es signo de superioridad). Aunque suele ser asociado al mal y la oscuridad, este color es perfecto para hacerte confiar en ti mismo. Proyecta la imagen de una persona fuerte y con poder. Impone respeto y elegancia. Úsalo cuando quieras destacar tu lado sensual y poderoso, pero evítalo cuando tengas que rectificar o pedir perdón.

Del blanco al negro existe toda una gama de colores y sensaciones que puedes utilizar a tu favor para lograr el éxito en muchos aspectos de tu vida. Para más información visita http://yocreoenloquecreo.blogspot.com.au/



Deja tus comentarios aquí: