Cómo limpiar tu mat de yoga

Lo ideal cuando practicamos nuestra sesión de yoga es sentirnos bien. Todo debe estar alineado con tu bienestar, y para ello debes evitar tus distracciones. Una de las principales distracciones puede ser en el momento de tenderte sobre tu mat para practicar una postura, y descubrir que, bueno, huele mal. Seguramente has hecho yoga en una plaza, un parque, o en un patio, y pocas veces supiste cómo limpiarlo.

A nadie le gusta echarse sobre una superficie hedionda y llena de tierra, ¿verdad? Si sigues estos pasos, obtendrás la manera de mantener un nivel de higiene adecuado en tu mat, y por ende una sesión más productiva.

  1. Llena tu bañera –o una ponchera grande- con agua tibia.
  2. Mientras el agua corre, echa una buena porción de tu shampoo natural favorito, así como algunas gotas de tus aceites esenciales favoritos. La lavanda o la menta pueden funcionar. Si no tienes shampoo natural, puedes utilizar jabón azul.
  3. Desenrolla y sumerge tu mat en el agua, remuévela un poco, y déjala actuar unos minutos.
  4. El agua tibia y el shampoo servirán para aflojar los deshechos que hayan en la superficie del mat, así como los aceites corporales que se hayan adherido a la estera. Los aceites naturales sirven para desinfectarla, impregnarla de aromas agradables.
  5. Toma una esponja limpia y frota suavemente el mat, por sus dos lados.
  6. Mientras el agua sucia se vacía, abre el chorro y echa agua por ambos lados del mat. La idea es hacerlo rápido para poder ahorrar agua.
  7. Finalmente, cuélgalo al sol si es posible, para que la luz natural haga su trabajo. Si no es posible, guíndalo en el tubo de la ducha o donde secas la ropa.

La práctica del yoga es indispensable para alinear tu cuerpo y tu mente. No te permitas distracciones. ¡Namasté!



Deja tus comentarios aquí: