Cómo manejar las injusticias

Hace poco viví una situación con un amigo que, según mi criterio, fue víctima de una injusticia. En ese momento tuve emociones de enojo, tristeza y miedo que nublaron mi mente y me impedían pensar con claridad. Luego me di cuenta que estas emociones no me iban a ayudar a mi ni a mi amigo y decidí serenarme para poder actuar de una manera más efectiva.

Me di cuenta de que la primera reacción que tenemos a una injusticia es enojarnos, asustarnos o alguna otra emoción negativa. Sorprendentemente esa reacción nos lleva a actuar de una manera que no es la ideal y luego por lo general nos arrepentimos o no nos sentimos satisfechos con el resultado.

shutterstock_179855042Sri Sri Ravi Shankar, fundador de El Arte de Vivir, explica que los llamados pecados capitales (lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia) son emociones que nos separan de nuestra esencia, nos alejan de la alegría de la vida.

Nota que cuando te enojas por una injusticia estás subiéndote al mismo bote de aquellos con los cuáles te enojas. La injusticia puede ser por ignorancia y soberbia pero tú estás en un estado de ira, lo que te hace compartir la misma negatividad.

El primer compromiso que necesitamos tomar en nuestra vida es mantener a nuestra mente serena y alegre. Una vez que hayamos logrado esto, podremos accionar de la mejor manera.

Para lograrlo podemos practicar la “aceptación activa”. Por más injusta que te parezca la situación, acepta que está existiendo. Eso te permitirá mantener a tu mente serena. Desde ese espacio de serenidad, toma la acción que consideres apropiada.

La rabia, el miedo y todas las emociones negativas que oscurecen nuestra visión surgen por no aceptar y reaccionar. Paradójicamente, aceptando activamente situaciones injustas tendremos más chances de cambiarlas.

¿Qué acciones crees que puedes tomar para aceptar activamente?



Deja tus comentarios aquí: