Cómo manejar los problemas con mi jefe

Cómo manejar los problemas con mi jefe

Muchos jefes no son los mejores líderes y una de sus competencias no es desarrollar una relación armoniosa y un ambiente de trabajo que le permita motivar a sus empleados. Aun peor, ellos crean un ambiente desagradable y de confrontación con sus subordinados donde demuestran constantemente que ellos  tienen el poder.

¿Qué debes hacer como empleado en el caso de que tu jefe no sea un verdadero líder, no cree el ambiente de trabajo que te motive a trabajar y te haga sentir mal?

Lo primero que tienes que hacer es entender que tu relación con tu jefe es fundamental para tu éxito en la empresa y que tu éxito en la empresa es tu objetivo más importante mientras trabajes para esa compañía.

En este artículo voy a compartir algunas reflexiones que son el resultado de lecciones que he aprendido a lo largo de mi carrera profesional enfrentando esas situaciones, equivocándome, observando cómo mis compañeros de trabajo han manejado estas situaciones y en mis asesorías como consultor.

Una de las lecciones que he aprendido con mis clientes es que si ellos tienen convicciones fuertemente arraigadas de cómo deben tratar a sus empleados, no hay consejo ni explicación que haga que ellos cambien su estilo gerencial. Lo mismo pasa con muchos gerentes en pequeñas y grandes compañías.

Lo primero que tienes que aceptar es que tu reacción puede hacer que el problema sea más grande y que hay acciones que pueden mitigar, dentro y fuera de la empresa, los efectos negativos de la mala relación con tu jefe mejorando tu paz y salud mental. Voy compartir algunas recomendaciones para manejar los problemas con tu jefe:

  1. Evita los enfrentamientos con tu jefe, al final del día él tiene el poder y discutir con alguien en desventaja no te traerá el mejor resultado.
  2. No hables mal de tu jefe en la empresa. La empresa es una comunidad pequeña y todo lo malo que hables de tu jefe le llegará a sus oídos y empeorará la relación.
  3. No te muestres como una amenaza, sé lo suficientemente inteligente para callar en el momento que no debes hablar. No le demuestres a tu jefe cómo se equivoca. Un paralelo jocoso lo puedes observar en un capítulo del libro “Los caballeros las prefieren brutas”. Las mujeres no eran para nada brutas sino lo suficientemente inteligentes para hacerse pasar por brutas y que su pareja se sintiera bien. Este mismo principio lo puedes aplicar con tu jefe.
  4. No hagas quedar mal a tu jefe en una reunión, eso traerá más fricción a la relación. Así tu jefe se equivoque algunas veces es mejor callar. Las cosas caerán siempre por su propio peso.
  5. No te molestes si te roba tu trabajo y le pone su nombre. Sé que hacer esto es muy difícil pero debes entender que los líderes de la empresa no son tontos y saben quién es el que hace el trabajo independientemente de quien lo firma. Aunque no es nada fácil, te dará paz mental entender que quien firma el proyecto no es necesariamente el indicador que usan los líderes de la empresa para determinar quién hizo el trabajo. Entre el cielo y el suelo no hay nada oculto.
  6. Recuerda que esto es una situación momentánea. Si tú eres un buen trabajador, los demás se darán cuenta y en el momento menos pensando las cosas cambiarán. Comparto una historia que viví en una multinacional en la que trabajaba. El jefe de mi ex jefe lo que hacía era desprestigiar a mi jefe y buscar como levantarle un expediente para botarlo de la empresa. Como el mundo da muchas vueltas hubo una re-estructuración, cerraron ese departamento y ambos pasaron a reportarle al mismo jefe en otro departamento, con la misma posición jerárquica. Como el más valioso para la empresa era mi ex jefe, en otra re-estructuración botaron al que era su jefe y él mantuvo su trabajo.
  7. No te lleves el problema con tu jefe a tu casa, eso te quita energía, te carcome por dentro y afecta tu paz mental. Una de las personas que trabajó conmigo en una multinacional tenía problemas fuertes con su jefe, se los llevaba su casa, y el convirtió la situación con su jefe en la conversación más importante con su esposa y con sus amigos. El tema de que el jefe lo trataba mal era el tema más importante en su vida dentro y fuera de la empresa. Él creó no solo una situación negativa sino un sentimiento de rabia que le afectaba su  salud y paz mental.

Si pones en práctica estas sugerencias mejorará tu tranquilidad, tu paz mental y el efecto negativo que puede tener en tu vida el no tener un buen jefe. Recuerda que esta es una situación transitoria y que necesitas el trabajo para pagar las cuentas, mantener a tu familia y pagar la educación de tus hijos.

«El conocimiento es una ventaja competitiva y los estamos compartiendo en nuestros boletines  (Emory, Harvard, McKinsey, Booz, Bain, Wharton, IESA)



Deja tus comentarios aquí: