¿Cómo mantener la esperanza cuando se está deprimido?

¿Cómo mantener la esperanza cuando se está deprimido?

Cuando estamos deprimidos es importante contar con la ayuda adecuada. Sin embargo, contrario a lo que se piensa, no es la combinación correcta de medicamentos o el trabajo con el terapeuta, ni siquiera el mindfulness, la dieta apropiada o contar con un grupo de apoyo, lo que va a garantizar que nos recuperemos de la depresión. Todas estas herramientas son importantes, pero lo que realmente te dará el triunfo sobre la enfermedad es la esperanza. La firme creencia de que vas a mejorar.

La esperanza tiene el poder de mantenernos vivos en esos momentos en que nada pareciera darnos paz, y es la que nos impulsa hacia adelante en nuestra recuperación. La que nos mueve a buscar la ayuda que necesitamos, cuando nuestra voluntad prácticamente ha sido castrada por la depresión.

A continuación comparto algunas claves que pueden ayudarte a mantener viva la esperanza, y no dejarla escapar.

  1. Visita lugares que te conecten con este sentimiento

Visita nuevamente ese lugar especial donde quizás después de mucho tiempo respiraste paz y al hacerlo tuviste la certeza de que habría un mejor mañana. Puede tratarse de algún sitio especial en un parque, la playa, un jardín o simplemente una banqueta aislada en alguna plaza de tu ciudad. Para algunas personas visitar la capilla de una iglesia u otro tipo de santuario hace que la semilla de la esperanza germine nuevamente.

Hace años, en mis peores momentos de depresión, el contacto con la naturaleza, especialmente en las mañanas cuando las aves están despertando y parecen darte la bienvenida, me hacía sentir en paz y me llenaba de esperanza. Hoy lo sigo haciendo. Me encanta caminar en contacto con la naturaleza, porque es mi forma de recargarme de ese sentimiento de esperanza que me hace sentir que sin importar lo que esté sucediendo en mi vida, todo va a estar bien. La madre naturaleza, Gaia, nos muestra siempre, sin reservas, su generosidad.

  1. Revive buenos momentos

Nuestros cuerpos lo recuerdan todo: olores, sabores, sonidos, tacto. Nuestras células almacenan las emociones que se originaron a partir de estos elementos. Es por ello que podemos aprovechar nuestros recuerdos felices para generar sentimientos de optimismo y esperanza, simplemente acudiendo a ellos como quien va a un banco a retirar fondos.

Cada vez que acudimos a un recuerdo agradable, nos conectamos nuevamente con la energía de aquel momento, y podemos, literalmente, volver a vivirlo, sentirlo. Si lo mantenemos al menos por treinta segundos, si es más mejor, estaremos liberando nuevamente en nuestro organismo los químicos de la felicidad asociados (dopamina, serotonina, oxitocina, etc.) Es como tomarte un concentrado de esperanza y buena vibra.

La recreación de recuerdos felices, mediante el uso de todos nuestros sentidos, ayuda a la memoria, y le permite ver más allá de la perspectiva limitada de la depresión.

  1. Haz una lista de tus triunfos

Haz una lista de todos esos momentos en los que a través de la perseverancia has podido derrotar la desesperación y llegar del otro lado de la orilla. Cuando nos detenemos en nuestros logros y los observamos, como quien mira una película, nos damos cuenta de que somos más fuertes de lo que la depresión últimamente nos ha hecho creer.

  1. Visualiza una versión más serena de ti mismo.

Cierra los ojos y por unos minutos imagínate tranquilo y sereno. Puedes imaginarte con los colores de ropa, los objetos y en el ambiente que refuercen tu sentir. Mientras haces el ejercicio, no intentas huir de la depresión, sabes que está todavía allí, pero tomas distancia de los síntomas. Eres capaz de elevarte por encima de las fluctuaciones de tu estado de ánimo. Te imaginas valiente, seguro de ti mismo y capaz de superar la adversidad, o lo que sea que para ti signifique estar en paz.

Las visualizaciones creativas son una forma poderosa de reprogramar nuestros pensamientos y acceder a la esperanza.

Sigue trabajando en tu recuperación junto a tu médico y/o terapeuta, e incorporando todos los demás ingredientes claves que siempre menciono en mis artículos y redes sociales, como un sueño adecuado, una buena dieta, actividad física, los suplementos adecuados, etc. Pero usa tu creatividad al máximo para construir y acceder a tu fuente de esperanza.

Después de todo, es lo único sin lo que no puedes vivir.



Deja tus comentarios aquí: