¿Cómo mantener una sexualidad saludable?

¿Cómo mantener una sexualidad saludable?

La sexualidad es una parte importante de la vida de las personas. La salud sexual puede afectar y también se ve afectada por otros aspectos de la salud, donde están incluidos la salud mental, emocional, física y social.

Mantener una sexualidad saludable significa que la persona se encuentra bien informada, y es cuidadosa y respetuosa consigo misma y con las demás personas. Otra manera de sexualidad saludable es disfrutar sexualmente de una forma en la que te sientas en total comodidad.

Beneficios de tener una sexualidad activa y sana

Tener una vida sexual activa y plena irremediablemente lleva a ser más feliz gracias a una lista larga de consecuencias psíquicas y fisiológicas. El sexo aumenta los niveles de testosterona, fortalece la energía, la masa muscular y mejora la respuesta cognitiva. Su práctica reduce el dolor y el estrés; además, es un gran facilitador del sueño.

Una sexualidad saludable combate la depresión y fortalece los vasos sanguíneos, además de estimular el sistema inmune. Por el lado anímico, basta con señalar que durante el acto sexual se liberan endorfinas y serotonina, que son las hormonas que provocan en la mente de las personas la sensación de optimismo y bienestar, vigorizando la autoestima al mismo tiempo.

¿Qué significa tener una sexualidad saludable?

Cuando nos preguntamos qué significa realmente tener una sexualidad saludable, podemos pensar en gran cantidad de respuestas. Entre estas destaca que mantener una sexualidad saludable significa tener un buen conocimiento y el poder para expresar la sexualidad y enriquecer nuestra vida, incluyendo mantenerse en interacciones y relaciones sexuales desde una perspectiva de consentimiento, de una manera informada y respetuosa.

Es importante saber que para mantener una sexualidad saludable, esta debe estar libre de violencia y de dominación.

La mayoría de las personas, desde muy temprana edad hemos recibido mensajes culturales, a veces contradictorios, cuando se trata de la sexualidad. Muchas veces no sabemos cómo definir o identificar una sexualidad saludable y responsable.

Hay que destacar que la sexualidad va más allá de las relaciones sexuales. Una sexualidad saludable es emocional, física, social y cultural; son nuestros valores, sentimientos, actitudes, conductas e interacciones donde el consentimiento de ambos lados es de suma importancia.

Las relaciones sexuales deben ser consensuadas; cada persona involucrada debe manifestar estar de acuerdo con lo que está haciendo y dar su permiso. Las relaciones sexuales no consensuadas, o sin el permiso de una persona, son violencia sexual.

Consejos para mantener una sexualidad saludable

● Educación: La mayoría de las personas comienzan el aprendizaje sobre el sexo y la sexualidad desde temprana edad. Puede ser al hablar con sus maestros o mentores, padres, hermanos, o simplemente, descubrirlo por su cuenta.
Muchos niños y adolescentes no cuentan con una educación sexual adecuada; no tienen noción de lo que está mal o bien, de cómo realizarlo de manera segura y correcta, la forma respetuosa de hacerlo, entre otras cosas.
Aprender sobre nuestros genitales y los géneros; aprender qué es el sexo y los tantos riesgos que este conlleva, los cuales incluyen las infecciones de transmisión sexual (ITS), el embarazo y el abuso sexual, es algo sumamente importante.
Es importante que aprendamos todo lo que se pueda sobre el sexo; encontrar información real y educativa, porque mientras más informados nos mantengamos, más preparados nos encontramos para tomar buenas decisiones y de esta manera mantener educados a nuestros hijos y jóvenes que se encuentran desinformados o con ideas erróneas.

● Seguridad: Existen un montón de maneras de mantener protegida nuestra salud sexual y al mismo tiempo cuidar de nosotros mismos. La abstinencia es la única manera de prevenir un embarazo y las ITS a un 100 %. Esto significa no tener sexo vaginal, oral o anal.
Si tomamos la decisión de ser sexualmente activos, debemos considerar utilizar anticonceptivos. Los diferentes tipos incluyen comprimidos, preservativos, inyecciones, implantes, parches, diafragmas o dispositivos intrauterinos (DIU). Estos pueden ayudar a prevenir embarazos no planificados. Los preservativos son el único método que ayuda a prevenir las ITS.
Es importante que visites a un médico antes de comenzar a tener relaciones sexuales. Este te brindará información sobre riesgos, seguridad y prevención. También puede responder cualquier duda que tengas sobre la salud sexual y recetarte una forma de anticonceptivo.

● Comunicación: Otra manera de sexualidad saludable es la comunicación. Lo mejor que podemos hacer es ser honestos con preguntas e inquietudes que tengamos; hablar sobre sexo con nuestros padres, un médico o algún adulto de confianza.
También se debe ser claro y directo con la pareja en la cual se está interesado sexualmente. Hablar sobre las expectativas que tenemos y establecer ciertos límites. No debemos dejar que nuestra pareja y otros compañeros nos presionen a absolutamente nada. No sientas miedo de decir no.
Si te han diagnosticado una ITS, debes informar a tu(s) pareja(s) sexual(es) sobre ello. También podrían verse afectados. Cuantas más parejas sexuales tengas, más grande será el riesgo de contraer una ITS.

● Conócete: Conocer nuestro cuerpo es algo realmente importante. Nunca es tarde para explorarnos, y esto definitivamente es parte importante para mantener una sexualidad saludable. Desde niños sentimos curiosidad por todo lo que nos rodea, incluyendo nuestro cuerpo, por qué sentimos esto, por qué nos ocurre aquello. Y es ahí donde comenzamos a explorar.
La masturbación es un acto de autocuidado que va enlazado con la necesidad de conocerse, saciar el instinto sexual y experimentar. Esta práctica es natural en mujeres y hombres, se encuentra presente en nuestra vida diaria, pero alejada de la conversación. Forma parte de la vida privada de las personas.
La masturbación femenina es la forma en que las mujeres exploran su cuerpo, sus zonas erógenas, descubriendo así cuales son los lugares que más les gusta el contacto así como la intensidad y el tiempo de este.
Descubrir el clítoris, el cual es el único órgano humano que está dispuesto especialmente para dar placer, es muy importante, ya sea por medio de la masturbación, por el cunnilingus o sexo oral femenino, es una de las maneras más efectivas para conseguir el orgasmo femenino que tanto placer le causan tanto a la mujer, como al hombre.

Imagen de Anqa en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: