Cómo mantenerse de buen humor cuando el viento no sopla a favor

Cómo mantenerse de buen humor cuando el viento no sopla a favor

Mantener el buen ánimo cuando todo nos está saliendo bien es fácil. El verdadero desafío es mantenerte así en uno de esos días (o épocas) malos, cuando el viento definitivamente no sopla a tu favor. Se te viene el mundo encima (¡o eso crees!), y hay que encontrar esa fuerza interior para no permitir que los problemas nos borren la sonrisa del rostro. Esto no significa que, en algún momento, no podamos enojarnos o sentirnos tristes. Es completamente inevitable y, además, normal y sano. Lo que digo es que cuando hagas un balance del tiempo que pasas de buen ánimo versus el tiempo que pasas en un modo negativo, lo ideal es que sea mucho más el tiempo que pasaste contenta, disfrutando la vida.

Fíngelo hasta que lo logres: es muy sencillo, sonríe, aunque no tengas ganas. Psicólogos de la Universidad de Cardiff, en un estudio de 2009, sugirieron que las expresiones faciales refuerzan las emociones, ya sean positivas o negativas. Es decir, si sonríes te sentirás mejor, y si arrugas la cara, te sentirás peor. El buen ánimo también es un hábito que hay que cultivar y fortalecer. Participa en esa reunión de amigas, arréglate y muestra tu mejor cara, con la certeza de que los problemas son pasajeros; no vale la pena preocuparse por algo que tiene solución, y si no tiene solución, ¿por qué te preocupas?

Ten mala memoria: ¡A veces tener muy buena memoria no es tan recomendable! Ten una memoria muy selectiva. Hay cosas (y personas, y situaciones) que definitivamente hay que dejar pasar y olvidar, porque si te quedas rumiándolas en tu mente se pueden convertir en rencores que lo único que harán es amargarte. Entonces, sustitúyelas con cosas positivas. ¿Tuviste un día en el que todo te salió mal? Ciérralo de forma positiva; escucha una canción que te fascine (¡y cántala a todo pulmón!) en el camino de regreso a casa, come algo rico, relájate, toma una ducha, mira tu serie favorita, haz el amor con tu pareja, etc.

Contágiate y contagia a los demás de positividad: hay gente que tiene una luz interior tan fuerte, que cuando llega a un sitio ilumina y atrae a los demás, porque los hace sentirse bien con ellos mismos. ¿Quieres ser una de estas personas? No hay que esforzarse mucho, la amabilidad dentro de su concepto más amplio (empatía, simpatía, compasión, generosidad) llega muy lejos. Para eso siempre es bueno rodearte de gente positiva, y sacar, en la medida de la posible, a la gente negativa y tóxica de tu vida.



Deja tus comentarios aquí: