¿Cómo mejorar el rendimiento deportivo?

¿Cómo mejorar el rendimiento deportivo?

Los deportistas, especialmente los que practican en eventos deportivos de larga duración, es decir atletas que requieren resistencia como los nadadores, ciclistas y maratonistas entre otros,  requieren de una reserva energética suficiente para evitar la fatiga y el desgaste para lograr seguir adelante y lograr completar la actividad con menos fatiga, mejorando el rendimiento atlético.

Para esto se implementan cambios en la alimentación sobre todo al prepararse para estos eventos deportivos, se implementa la llamada dieta de carga de carbohidratos. Esta dieta se utiliza como una estrategia para aumentar la cantidad almacenada de combustible a nivel muscular con la finalidad de  mejorar el rendimiento y la resistencia deportiva.

La  dieta de carga de carbohidratos conlleva a un  aumento en la cantidad  de carbohidratos que la persona consume, lo que se debería hacer varios días de antes de la competencia o evento deportivo.

Normalmente cuando una persona realiza cualquier actividad física requiere de cierta energía para realizarla, la que obtiene de las reservas energéticas del cuerpo, incluyendo las actividades físicas recreacionales o de intensidad leve, pero al participar en actividades deportivas de larga duración e intensidad alta, estas reservas no son lo suficientes, necesitando un aporte mayor de energía para finalizar la actividad con mejor rendimiento, mayor resistencia y menos fatiga, para esto se recurre a la dieta de carga de carbohidratos. Pero esto es solo para las personas que se preparan para un evento de larga duración (90 minutos o más), generalmente los otros atletas no necesitan esta dieta de carga de carbohidratos.

Características de los carbohidratos:

Los carbohidratos, conocidos como los almidones o los azúcares, son la fuente de energía del organismo.

Los carbohidratos se clasifican en carbohidratos complejos y simples, ambos grupos se convierten en glucosa (azúcar) en el cuerpo, para ser utilizada por las células como energía. La glucosa que no se utiliza se almacena en el hígado y en los músculos en forma de  glucógeno para su uso posterior.

Los carbohidratos simples: Son los carbohidratos que el cuerpo utiliza rápidamente como fuente de energía por su fácil absorción y se encuentran naturalmente en las frutas, la leche y sus derivados, al igual que en los azúcares procesados y refinados como los dulces, el azúcar común, los almíbares y las gaseosas.

Los carbohidratos complejos: Están hechos de varias moléculas de azúcar que conforman largas cadenas complejas y se encuentran en alimentos tales como guisantes, frijoles, granos enteros y hortalizas.

Normalmente los músculos almacenan pequeñas cantidades de glucógeno para apoyar las actividades rutinarias, pero cuando se somete a actividades de ejercicio de larga duración  y resistencia alta el glucógeno almacenado en el músculo no sería suficiente por lo que se puede generar fatiga, disminuyéndose el rendimiento.



Deja tus comentarios aquí: