Cómo mides la vida

http://www.inspirulina.com/wp-content/uploads/white-300×180.jpg

No se mide según la persona con quién sales, ni por el número de personas con quienes has salido.
No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de carro que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas.
No se mide por la belleza o fealdad de tu cuerpo, ni por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo de música que te gusta.
La vida simplemente es, otra cosa que tiene otro valor. La vida se mide según a quién y cómo amas y según a quién y cómo dañas.
Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros. Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.
Se mide por el sabor de boca que dejas a los demás con tu presencia y con tus comentarios.
Se trata de lo que se dice y lo que se hace y de lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico. Se trata de los juicios que formulas y a quién o contra quién los formulas.
Se trata de a quién no le haces caso, a quién ignoras intencionalmente. Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia .
Se trata del amor, el respeto que llevas dentro de ti, de cómo cultivas y riegas ese amor, de cómo consideras a los demás y de cómo perdonas.
Pero, en general, se trata de si usas la vida para alimentar el corazón de otros.
Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida y cómo se mide.
La vida será contigo tan justa como lo eres con los demás. La vida habla de ti, por aquellos amigos que fielmente supiste conservar. La vida se mide por aquellos a los que te supiste entregar sin exigencias. Aquellos que cuando no estás lloran tu ausencia.
Ahora ya lo sabes, la vida se mide con la vida que das a los que te rodean y la calidad de la misma.



Deja tus comentarios aquí: