Cómo motivar a deportistas

Cómo motivar a deportistas

La motivación es el conjunto de razones o causas que llevan a una persona a la realización de algo, consecución de unos objetivos o satisfacer unas necesidades. Para que una persona inicie y sea persistente en la ejecución de una actividad deportiva, es importante que haya algo de satisfacción en ella. Debido a que se trata de una actividad dura que exige esfuerzo, requiere motivación para realizarla. Según Gananci, saber influir en las personas de manera positiva te ayudará a motivarlas aún más.

El objetivo es fomentar una relación abierta y sincera, basada en la empatía y en la crítica constructiva como factor de crecimiento profesional y personal del deportista. Valoremos la posibilidad de lo que se podría conseguir si tras la realización, por ejemplo, de un ejercicio técnico o táctico por parte del deportista, el entrenador diera paso a un comentario en el que se expusieran los logros alcanzados por aquel y las recomendaciones pertinentes para solventar las dificultades aparecidas en el ejercicio. ¿No mejoraría esto el rendimiento y el desarrollo exponencial de la motivación?

Vayamos un paso más, donde el entrenador expone públicamente los puntos fuertes de su deportista, ya sean estos referidos a sus cualidades físicas, técnicas o de personalidad para reforzar la autoimagen del deportista, en caso de que fuera necesario. A través de sus mensajes verbales, el entrenador pudiera servir de espejo al deportista. Un espejo donde pueda verse con realismo, pero como una persona valiosa.

Tipos de motivación

Una de las clasificaciones más útiles de la motivación en el ámbito del deporte es aquella que se refiere a la existencia de dos tipos de motivación:

  • Cuando se practica el deporte por el placer inherente al mismo (deporte = juego).
  • Cuando los incentivos son extrínsecos al deporte (deporte = dinero).

Esta clasificación no es excluyente, sino que ambos tipos de motivación pueden darse juntas, sumándose la una a la otra.

Tú, como motivador, no debes dejar que la persona abandone lo que hace. Cuando hablamos de abandono deportivo hacemos referencia no solo al cese total de toda práctica deportiva, sino también el cambio o transición hacia otra modalidad, independientemente de que consideremos la segunda opción como más positiva que la primera.

La conducta del entrenador y el reforzamiento

La labor del entrenador no debe reducirse a aspectos técnicos o tácticos del deporte, sino que debe saber dirigir la conducta de sus atletas, para lo cual se requiere una habilidad que no todos poseen. Esta habilidad es el refuerzo o capacidad para reforzar a los deportistas.

Por refuerzo se entiende cualquier estímulo que aumenta la probabilidad de que una conducta se repita en un futuro. La frecuencia de una conducta puede aumentar o disminuir en función de la aplicación o retirada de un refuerzo, de un apoyo o de aquello que se le ofrece al sujeto para el cambio conductual que se le exige.

La aplicación de forma correcta de los refuerzos tiene una estrecha relación con la motivación y autoestima del deportista y los objetivos que este se marca. Si te falta motivación para esto, te enseñamos algunos trucos para ser exitoso en lo que haces en Gananci.

Cómo evitar los errores:

  • No dar recompensas indiscriminadamente, pues estas perderían su valor.
  • No dar por supuestas conductas positivas, olvidando reforzar para su culminación.
  • No dar recompensas cuando no se las merecen.
  • No esperar a que se produzca la conducta apropiada de forma perfecta, sino recompensar también la evolución de esa conducta para motivar al deportista en el esfuerzo que realiza para lograr el cambio.
  • No abusar de las recompensas extrínsecas (usarlas como incentivos) y recalcar más las intrínsecas, con la finalidad de favorecer la motivación del atleta a largo plazo.

Un trabajo correcto de la motivación contribuye a dar valor al propio esfuerzo, la perseverancia y el desarrollo de las propias habilidades como los elementos que pueden facilitar una satisfacción personal. La suerte deja de ser considerada como un factor influyente y lo más importante pasa a ser el propio esfuerzo. Al abandonar el concepto de la victoria como única meta en el deporte, se posibilita la derrota sin consecuencias traumáticas, factor importante, ya que al fin y al cabo, la persona tiene que enfrentarse muchas veces a lo largo de su vida con eventos no exitosos.



Deja tus comentarios aquí: