¿Cómo quiero ver la vida?

En Un Curso de Milagros, específicamente la lección número 17, dice: «No veo cosas neutras». Esta afirmación me ha hecho reflexionar acerca de cómo nosotros mismos le añadimos a cualquier situación y objeto que forma parte de nuestra vida, algo que es una constante permanente, esa carga emotiva que muchas veces toma el control absoluto de nuestro ser y le imprime al objeto o a la situación el tinte que nosotros le damos. Esto muchas veces nos lleva por caminos oscuros en los que no vemos la salida del problema que atravesamos, hundiéndonos en la tristeza, la frustración y la desesperanza.

Cuando no tenemos claridad, en vez de tratar de calmarnos y darnos un espacio para simplemente respirar y descansar nuestra mente y cuerpo, nos atormentamos con todo lo negativo e imaginamos historias que nos hacen pensar lo peor. En consecuencia, nos sentimos aún más cansados, frustrados y atrapados en ese mar adverso que nosotros mismos pintamos por no ver la situación de una manera diferente.

Para mí como lifecoach una de las enseñanzas más importantes de mi entrenamiento fue la de hacerme consciente de que soy yo la que puede regular o controlar estas emociones pesadas.

Hay una técnica que leí alguna vez que puede servirnos en los casos en los que nos agobia alguna circunstancia. Esta técnica se denomina STOP qué quiere decir en español «para» o «detente».

Aquí es importante recordar el significado que tiene cada una de sus letras para que puedas conseguir esa luz que necesitas para encender tu camino hacia la resolución de eso que te molesta y no te deja seguir avanzando.

S: Stop, me detengo.

T: Tomo aire, respiro profundo el tiempo que sea necesario para calmar mis emociones.

O: Observo los pensamientos y las emociones sin enjuiciarlos.

P: Prosigo con lo que deseo sentir, con lo que quiero.

Solo te invito a practicar este simple método para transformar cualquier acontecimiento en algo que te ayude avanzan en tu crecimiento interior. Recuerda siempre que todo lo que pasa nos ayuda a crecer y dependerá enteramente de nosotros, por ejemplo, que un día de lluvia sea triste porque ese sea el significado que tú mismo le estés imprimiendo, o por el contrario, lo veas como una bendición para tu jardín porque se está regando para que vuelva a reverdecer, y quizás sea hasta una buena excusa para quedarte en la casa a descansar y hacer algo que tengas pendiente.

Como podrás notar el sentido y los colores que tenga tu vida siempre dependerá de ti y esto solamente lo vas a decidir tú. Y hoy, ¿cómo quieres ver la vida?



Deja tus comentarios aquí: