Cómo reducir distracciones al meditar

Hay tres técnicas efectivas para minimizar distracciones durante la meditación. En este artículo voy a enseñarte una de ellas, y en los próximos dos artículos hablaré de las otras dos técnicas.

La que voy a cubrir hoy es una de las mayores causas de distracciones. Es una técnica que requiere de una vigilancia y atención constante por parte del meditador, lo cual es un incentivo más que un desaliento, ya que si sabemos exactamente qué hacer con nuestra atención mientras meditamos, la experiencia se hace más tranquila y disfrutable, porque no nos perdemos ni nos quedamos en las nubes sin saber qué hacer con nuestra mente.

La primera técnica tiene que ver con la respiración.

La respiración es la vía hacia la consciencia y también es el medio por el cual nuestra concentración se agudiza de forma relajada. Por lo tanto, también es, si la descuidamos, la razón por la cual nuestra mente y nuestra atención divagan por el universo de nuestro inconsciente.

No basta solo con observar la respiración, hay que saber qué estamos observando para evitar distraernos. Y además de saber qué observar, también ayuda saber cómo respirar durante la meditación. Para aprender cuáles son los atributos de una buena respiración a la hora de meditar puedes ver mi video: Cómo respirar durante la meditación.

He aquí la técnica, es muy sencilla y poderosa:

Enfócate en el espacio entre las respiraciones, la transición. Esta primera técnica consiste en mantener la atención puesta en el momento de la transición entre la exhalación y la inhalación. Ese momento en donde la respiración cambia de dirección es el momento más propenso en el que la mente se distrae y vaga por otros mundos. Por lo tanto, si descansas tu atención en la transición entre una respiración y otra experimentarás que tu mente se mantiene centrada y enfocada en un mismo sitio por más tiempo y con mayor facilidad, lo cual desarrolla una concentración relajada que da pie a un descanso interior apacible y estable.

Mientras más tiempo puedas mantener tu enfoque en ese espacio, más beneficios obtendrás de tu meditación. Practica cada día, y recuerda que la constancia y la regularidad son las mejores herramientas contra cualquier obstáculo. Paz.



Deja tus comentarios aquí: