¿Cómo romper con un patrón de conducta negativo?

5 pasos para ayudarte a hacerlo

  1. Para romper con un patrón de conducta negativo lo primero que debes hacer es notarlo, ser consciente de que hay algo que no estás haciendo bien. Por ejemplo, quizá siempre te encuentres en relaciones llenas de drama o frecuentemente atravieses por ciclos en los que comes en exceso o en los que te culpas por todo. El reto que nos presentan los patrones de conducta negativos es que son inconscientes, sin embargo podemos entrenar la mente para reconocerlos, para ello debes prestar mucha atención a tus emociones. Así, cuando una situación te cause dolor y notes que esa situación se ha repetido ya varias veces… pregúntate ¿por qué?
  2. Conoce la causa. Caemos en patrones de conducta negativos cuando no aceptamos la realidad o fallamos en el intento por aceptarla. Tendemos a regresar a la misma situación que es dañina con la esperanza de que “esta vez” sea diferente. Ya lo he dicho antes: Aquello que resistes persiste. Cuando no eres honesto contigo mismo, cuando no reconoces lo que estás sintiendo, te condenas al fracaso y sigues repitiendo los mismos errores.
  3. ¡Anda más despacio! Muchos de los patrones negativos de conducta se repiten porque vamos muy rápido y no vemos las cosas tal y como realmente son. Muchas personas conocen a alguien hoy e inmediatamente aceptan una cita para salir mañana, y ya, al tercer día, están imaginando como será la boda. La clave está en que sepas manejar  tus expectativas, de manera que, seas un poco más realista y veas con claridad lo que está sucediendo.
  4. Perdónate a ti mismo. El perdón limpia el pasado. Hasta tanto no te auto-perdones por lo que has hecho o por lo que no, o por lo que debiste haber hecho y no hiciste, seguirás repitiendo los mismos errores. Sólo cuando la mente esté libre de vergüenza o culpa, podrá enfocarse en lo que es y no en lo que fue, lo que te permitirá vivir cada momento como venga.
  5. Reconoce que estás repitiendo un patrón negativo. Haz chequeos constantes de lo que haces y  tan pronto como te des cuenta que estás repitiendo un patrón de conducta negativo ¡PARA! y pregúntate: ¿Qué estoy haciendo? y ¿por qué? Respira… observa lo que estás pensando y elige actuar de forma diferente.


Deja tus comentarios aquí: