¿Cómo saber si mi autoestima está baja y qué hacer al respecto?

Si le preguntas a una persona cómo está su autoestima, la respuesta es por lo general: «muy bien, yo me amo, me quiero y me respeto». Pero hay momentos en la vida en los que la valía propia disminuye debido a ciertos factores, como una separación amorosa, la ansiedad que ciertos problemas de la vida generan, o por las comparaciones que hacemos ante lo que deberíamos ser o hacer en un determinado momento.

Entonces, ¿cómo podemos saber si realmente mi trato hacia mí misma y mi valía personal son las adecuadas?

Empecemos por definir que la autoestima son los sentimientos, conductas y pensamientos que tenemos hacia nosotros.

Tener alta autoestima no es solo verse bien en el afuera, lucir bien, ir al gimnasio y vestirse bien.

Todo esto es muy importante, pero también lo es tu sentir interno y el trato que te das. Veamos entonces, lo siguiente:

1. Revisa tu diálogo interno. ¿Cómo es ese diálogo hacia ti misma?

Si te consigues diciéndote con frecuencia frases como: «qué tonta soy», «qué burra o qué estúpida que no me di cuenta de tal cosa», «yo debería estar haciendo esto y, sin embargo, estoy muy lejos de estar allí», identifica estas palabras o frases negativas y dale un stop.

Cada vez que te oigas diciéndote algo negativo, reviértelo, trata de ser más amable contigo y di algo positivo sobre ti, por ejemplo: «es normal que no lo sepa», «lo aprenderé, para la próxima me saldrá mejor», «yo me siento bien como soy aunque tenga unos kilitos de más», «no tengo por qué adaptarme al molde de los demás!

2. Evita las comparaciones

Qué fácil resulta compararnos con las imágenes que los demás proyectan, cuando en realidad desconocemos las sombras que cada quien tiene en su vida. Cuando te comparas, le das energía y poder a algo que no tiene que ver contigo. Trata de ponerle foco a tu vida y a resolver tus asuntos evitando las comparaciones.

Evita también a aquellas personas que te hacen críticas maliciosas, te hacen sentir mal y no le aportan nada bueno a tu vida, estas personas contribuyen a minar tu autoestima.

En vez de compararte con alguien, busca más bien a personas que te sirvan de inspiración y motivación para modelar, de esa manera, aquellas conductas para llegar a hacer algo parecido a lo que él o ella lograron, pero con tu propio sello personal, con esa personalidad y genialidad única que cada uno lleva por dentro.

3. Celebra tus pequeños éxitos a diario

Qué cómodo es pasar los pequeños logros de la vida por debajo de la mesa. Aunque tu día se haya presentado medio gris, siempre hay algo positivo y pequeñito que hiciste bien y que lograste asertivamente. Celebra lo que hiciste bien y recuérdalo al finalizar el día: cociné una comida rica para mi familia, hice las llamadas a los clientes que me propuse, hice algunos avances en mi proyecto, hice ejercicios y no me puse excusas.

4. Analiza tus relaciones, ¿cómo los demás te tratan a ti y cómo tú tratas a los demás?

Este es también un indicador de baja autoestima, si tratas mal a los demás, recibirás el reflejo de esos maltratos. Por lo general el «maltratador» también lo es consigo mismo, no se ama y no se respeta.

En común ser duro y exigente con uno mismo, pero el extremo nos puede llevar a emitir un sinfin de juicios que nos hacen daño y nos acercan a sentimientos de culpa, emociones que, está de más decir, son negativas y le hacen mucho mal al cuerpo y al espíritu.

Se amable contigo y trátate con cariño, agradece el cuerpo que tienes, tu mente, tu corazón y la vida que tienes con todo y sus tropiezos.

Un abrazo.

Laura

Si deseas conocer sobre mi curso Nuevos Comienzos, un programa en línea para apoyarte y acompañarte en tu proceso de divorcio, visítame aquí:



Deja tus comentarios aquí: