¿Cómo se trabaja la pobreza emocional?

En el artículo de la semana pasada hablé sobre el significado de la pobreza emocional, y hoy abordaré el tema de cómo hacernos más conscientes para poder trabajarla.

La pobreza emocional es la dificultad de permitirnos experimentar la tristeza, la rabia, o cualquier emoción negativa, porque culturalmente nos han enseñado a no expresar muchas de estas emociones y reacciones. Lo primero que debemos hacer es asumir que cada uno de nosotros tiene áreas de pobreza emocional en su vida que deben ser atendidas.

Lo segundo es identificar esas áreas… ¿Cómo? Dándote cuenta de aquello que no está funcionando en tu vida, por ejemplo: tu relación de pareja, ¿tienes desacuerdos y peleas frecuentes?, ¿cuáles son las causas de esos problemas, quién las inicia?, ¿problemas en el trabajo, con el jefe, los compañeros de trabajo?, ¿cuáles son los motivos?, ¿te cuesta llegar a acuerdos?, ¿no sabes decir no y eso afecta tu vida?

Lo tercero, seleccionar esa área de tu vida que desees trabajar. Esto es algo que se debe hacer con mucha responsabilidad y con la intención de trabajarlo primero en ti y dejar de echarle la culpa al otro o sentirse víctima de las situaciones. Cuando hacemos cambios internos y realmente buscamos la transformación, estas acciones nos abren caminos para darnos cuenta de esos ajustes y cambios de enfoque que podemos ejecutar.

Entonces, ¿por dónde comenzamos?

Hay varias vías, unas son más sencillas, otras requieren un poco más de inversión de tiempo y dinero, pero lo realmente importante es comenzar por algo.

Invierte tu tiempo y no lo malgastes, invierte tiempo en ti, en entenderte y ayudarte a ti, porque cuando lo haces, esa es una muestra grandiosa de valía personal.

  1. Documentarse, leer e investigar sobre el problema que tienes. Puedes comenzar por buscar algunos artículos en internet que provengan de una fuente segura y que contengan buenas recomendaciones, como por ejemplo, este maravilloso website del que estás leyendo este artículo.
  2. Puedes buscar bibliografía recomendada y leer un libro relacionado con este tema para obtener ideas y recomendaciones de expertos en la materia.
  3. Conversa de tu problema con una amiga de confianza, alguien que sientas que te puede aportar algo positivo y con quien estés en un ambiente de confianza y libre de críticas.
  4. Busca un curso o un taller de mejoramiento personal que trate esa área de interés. Puedes hacerlo presencial o buscarlo online, hoy en día hay muchos. Esta es una vía muy efectiva de lograr cambios y resultados desde la comodidad de tu casa, como y cuando quieras.
  5. Buscar un terapeuta, coach o psicólogo con quien puedas trabajar ese problema, y te ayude a verle esa salida que parece remota y poco probable.

Si algo te hizo clic al leer estas líneas aprovecha el impulso y busca información o ayuda, recuerda que tomar la decisión de mejorar en cualquier ámbito de tu vida te acercará a la riqueza emocional, esa que se traduce en un bienestar invalorable para tu vida.

Este artículo tiene la intención de generar conciencia sobre este tema y recordar que todos podemos mejorar la manera como nos enfrentamos a las situaciones más difíciles de la vida y cómo reaccionamos ante ellas.

Nota: tengo un curso online para apoyar y sanar corazones rotos durante la separación o el divorcio, si deseas saber más para ti o alguna amiga que conozcas, te invito a que conozcas más aquí.



Deja tus comentarios aquí: