Cómo ser feliz en un mundo donde prima el sufrimiento

A lo largo de los años me he encontrado con muchas personas que me han planteado esa misma pregunta en mis sesiones o en mis cursos y conferencias: ¿cómo ser feliz en un mundo que parece estar patas arriba, en un mundo donde tantos niños mueren de hambre, tantas mujeres son maltratadas, hay torturas y guerras…?

Socialmente eso es lo que la mayoría hemos aprendido, que está bien (y de hecho es un deber) sufrir y apenarse por los demás, pero ¿es una enseñanza desde la lucidez del corazón o del ego?

Mi respuesta ante esta pregunta es siempre la misma: ¿el que tú sufras ayuda a que esa situación mejore o más bien la empeora?

Este planeta como este universo está rodeado de corrientes energéticas más o menos oscuras a las que las personas se enchufan y por decirlo de alguna manera engordan a través de sus pensamientos y emociones. En este planeta predominan las corrientes oscuras, de modo que es más fácil enchufarse a una corriente oscura que a una luminosa; en otras palabras, la oscuridad está más presente.

Tu sufrimiento lo único que va a hacer es potenciar esas corrientes oscuras y así hacer que sea más fácil cada vez que otras personas se conecten a ellas: es decir que sufran.

Recuerda: el sufrimiento solo puede atraer más sufrimiento. No se puede combatir la oscuridad con sus propios instrumentos.

Por el contrario, si ante el sufrimiento ajeno, decides enfocarte en tu luz y así en tus emociones luminosas, estarás potenciando las corrientes más luminosas. ¿Resultado? Ayudarás a que a otros también les sea más fácil enchufarse a ellas y así sentirse felices, estarás potenciando la luz.

Para ilustrar este tema suelo utilizar un ejemplo de la vida cotidiana, imagina por un momento que tienes un amigo al que acaba de dejar su mujer. Está triste y te llama para hablar. Al llegar a su casa te cuenta que está destrozado, que nunca va a encontrar a otra persona con la cual compartir su vida y que la vida a él siempre lo trata mal. Privarse de sentirse feliz por la existencia de sufrimiento en este planeta equivaldría a que te pusieses a llorar con él y le dijeras: “sí, es cierto, la vida es terrible y siempre te va a tratar mal, nunca vas a encontrar a nadie que te quiera”… ¿Verdad que resulta absurdo?

Más bien le animarías de la mejor manera que supieses y le dirías cosas como: «venga, ya verás como en unos días te vas a sentir mejor, si ella te ha dejado es que hay alguien mejor para ti», etc.

Lo que estoy diciendo no quiere decir que no te intereses por el sufrimiento ajeno, pero solo desde la compasión y la lucidez del ser, ofreciendo tu ayuda cuando puedes hacer algo, pero sin caer en las emociones de la oscuridad.

Recuerda: evolucionar al disfrutar expandiendo tu felicidad es tu único deber en este planeta, es lo único que tus Padres esperan de ti.

Espero hayas disfrutado tanto leyéndolo como yo escribiéndolo.

Paz y alegría



Deja tus comentarios aquí: