Cómo ser un anfitrión responsable

Hoy quiero hablarles de un tema muy importante relacionado con el consumo responsable y moderado de alcohol. Se trata del rol que tenemos como anfitriones de algún evento, reunión familiar o entre amigos, en las que se toman bebidas alcohólicas. En estos casos, debemos ser un anfitrión responsable. Pero… ¿qué significa eso? Veamos:

En primer lugar, si eres el anfitrión de una fiesta o una reunión debes cuidar a tus invitados, es por ello que te sugiero que tomes en cuenta lo siguiente:

  • anfitrion-responsableSi ofreces bebidas alcohólicas, asegúrate de tener comida. No tienen que ser platos muy elaborados, puedes ofrecer pasapalos, como los típicos tequeños (típioco venezolano).
  • Deberías tener bebidas sin alcohol. Son la alternativa ideal para aquellos que no deseen consumir alcohol, o para quienes no deben beber como es el caso del conductor designado o las mujeres embarazadas. El conductor designado es aquel que después de la fiesta le corresponde manejar.
  • Evita que los conductores designados sean presionados por el resto del grupo para beber «así sea un traguito».
  • Es importante que te asegures de cerrar la barra aproximadamente una hora antes de que termine la reunión, ya que cada trago o copa que consumen tus invitados, demora alrededor de ese tiempo para ser metabolizado por su cuerpo.
  • Cuando la fiesta esté por culminar, puedes ofrecer otra ronda de comida o pasapalos, que permitan contrarrestar los efectos del alcohol consumido.
  • Como anfitrión responsable asegúrate de que si alguno de tus invitados ha bebido en exceso, no maneje. Ofrécete para llevarlo a su casa, pídele un taxi o retén la llave de su carro para que no maneje embriagado. También puedes invitarlo a pasar la noche en tu casa. No olvides que, como dueño de la fiesta, es tu responsabilidad cuidar de él.
  • Otra cosa muy importante es la responsabilidad de la persona que sirve los tragos. El barman debe ser comedido y consciente al momento de servir. Cerciórate de que prepare los tragos para el disfrute de la reunión, para acompañar el rato.

Recuerda, sólo nosotros conocemos nuestros propios límites y debemos procurar respetarlos. Consumir bebidas alcohólicas en forma moderada y responsable, es una expresión de cariño hacia nosotros mismos. Además, es un compromiso que debemos tener con nuestro propio bienestar y el de la gente que nos rodea.



Deja tus comentarios aquí: