Cómo superar el dolor por la muerte de un familiar

La familia es un núcleo de vida muy importante para todo aquel que se siente amado en su círculo de intimidad. Echamos raíces emocionales en la familia puesto que nos sentimos unidos a los recuerdos compartidos y arropados por ese cariño incondicional. Sin embargo, el amor de la familia también está marcado por el sufrimiento de la pérdida.

Así ocurre, por ejemplo, ante la muerte de un familiar cercano. Decir adiós a los abuelos, a los padres, a los tíos y hermanos causa una tristeza por lo que significa el decir adiós para siempre y no poder volver a abrazar a esas personas. Pero además, la muerte también viene acompañada por el misterio de la vida que trae consigo un diálogo filosófico de preguntas que no tienen una respuesta clara y concreta.

¿Cómo superar el dolor por la muerte de un familiar? Viviéndolo. Es decir, es imposible ignorar este dolor emocional, hacer como si no hubiese pasado nada y mirar para otra parte. El dolor de la pérdida y lo que representa es tan notable que es imposible ignorarlo porque siempre hay algo que te lo recuerda. Por ejemplo, la soledad de no poder llamar por teléfono a ese familiar porque su voz ya no estará allí al otro lado del hilo telefónico.

La muerte de un ser querido marca una vivencia personal e íntima. Sin embargo, vivir el dolor en la intimidad no significa hacerlo en soledad. Es positivo contar con el apoyo de amigos y familiares, e incluso, es saludable valorar la posibilidad de participar en un taller sobre superación de duelo impartido por un centro de psicología.

Disfrutar de una alimentación saludable, cuidar la presentación de los platos (la comida también entra por los ojos), dar paseos relajantes, disfrutar de una siesta, ir al cine y quedar para charlar con un amigo son placeres tranquilos y relajados que resultan terapéuticos en la tristeza.

Alimenta tu corazón con frases de amor y cultiva la esperanza en ti, en la vida y en el amor.



Deja tus comentarios aquí: