¿Cómo superar el sabotaje mental? 7 pasos para que empieces a valorarte

En el post de hoy, entraremos en el mundo del sabotaje mental. Conocerás sus efectos negativos y qué hacer para trabajar en su eliminación. Siete pasos para trabajar contigo y cambiar de mentalidad.

Estás en plena madurez, pasas de los cuarenta, has pasado por mil y una crisis, y todavía sigues saboteándote mentalmente, hasta sentirte derrotada, triste y enfadada contigo. Y lo que es peor, culpándote por todo.

¿Sabes qué? Ha llegado la hora de reiniciar y dejar de sabotearte.

Es conocido por estudios científicos que el estrés, el enfado y los pensamientos autodestructivos influyen en la salud de las personas. Uno de los problemas más serios en cuanto a enfermedades vinculadas a las emociones y al estrés, son las enfermedades cardíacas.

Tengamos cuidados con el sabotaje mental que nos hacemos diariamente, ya que es altamente perjudicial para nuestra vida.

¿Constantemente estás quejándote de lo mal que lo haces todo? ¿Estás todo el rato saboteándote mentalmente? ¿Te criticas exageradamente y criticas todo lo que te rodea? ¿Estás la mayor parte del tiempo enfadada y estresada debido a los mensajes negativos que te envías a ti misma?

El arte del autosabotaje

Imagínate sentada en una silla, con las manos apoyadas en una mesa, hombros caídos y con una cara terrible (de pocos amigos). Además, con la cabeza metida dentro de una jaula y con una postura corporal de derrota y tensión. Imagínate los 365 días del año, haciendo críticas y juicios contra ti mismo y también contra los demás. Es agotador.

Y lo que es peor, afecta a todo tu sistema: cuerpo, mente, emociones, espíritu y relación con el mundo. El arte del autosabotaje sucede cuando estás pensando, sintiendo y comportándote desde:

  • La infravaloración. No reconoces tu valor como persona y permaneces en la indiferencia con respecto a tus recursos internos.
  • Lamentarte y sentirte víctima con demasiada frecuencia. Permaneces en la queja: vaya vida que me ha tocado vivir, nadie me entiende, todos son iguales y nadie reconoce mis méritos.
  • La crítica dañina y constante. No solo te criticas duramente a ti, también a los demás por lo que vives desde la reactividad (el enfado) y la frustración.
  • Las comparaciones destructivas y excesivas. Junto con la crítica aparecen las comparaciones exageradas y desde un tono destructivo para la autoestima y las relaciones interpersonales. Aparecen la envidia y los celos de forma constante e intensa.

Historia del autosabotaje

Todo empieza cuando absorbemos del ambiente (diferentes entornos sociales donde hemos crecido y vivido) contaminantes mentales de forma constante durante años. Estos contaminantes son mensajes, ideas y creencias que asimilamos e incluso las hacemos nuestras, es decir, convivimos con ellas.

Hasta que “algo dentro de ti”, te dice: ¡Hey!, ¿qué estás haciendo contigo? Tus emociones te avisan, e incluso tu cuerpo, del daño que pueden llegar a hacerte. Pero a veces no haces caso a los mensajes de tu voz interior, y el propio entorno te avisa que te estás criticando exageradamente y que no mereces que te trates mal a ti misma. El trabajo más importante para dejar de autosabotearte es erradicar de tu vida estos contaminantes mentales y reiniciar.

¿Cómo influye el autosabotaje en mí?

El autosabotaje influye en todos nuestros sistemas: mental, emocional, corporal e espiritual

  • El cuerpo: desde tensión muscular, dolores, inapetencia, fatiga y estrés corporal, hasta alteraciones más relevantes en los órganos internos. Por ejemplo: alteración del sistema nervioso, problemas con el hígado, el corazón y el estómago, entre otros.
  •  La mente: pensamientos destructivos y creencias limitantes roban tu energía y tu capacidad para ver y diseñar la vida de otra forma. Además, al “machacarte” (tirar piedras sobre tu propio tejado), eres más vulnerable al entorno, aumentando la probabilidad de que entregues tu energía a otros.
  • Las emociones: es común conectar con la ira, el miedo y también con la tristeza. Desde reaccionar con enfado y agresividad, hasta conectar con el miedo y la tristeza recurrente. El exceso de reactividad emocional por enfado, miedo y tristeza (estado de volcán en erupción) bloquea la capacidad de reflexionar, pensar y actuar de forma coherente.
  • El espíritu: si eres una persona espiritual, aparece la desesperanza por la vida y dejas de creer en la energía vital que rodea todo. Cuando hay desesperanza, no crees en tus sueños, ilusiones y tampoco trabajas en tus propósitos más profundos.
  • Las relaciones: el autosabotaje no solo te afecta a ti, también influye en la relación que estableces con tu entorno más cercano y también con la sociedad. Aumentan los problemas interpersonales (el contenido de tu diálogo se sitúa desde la negatividad, la frustración, miedos y la ira) y los demás lo notan.

¿Qué puedo hacer para dejar de sabotearme a mí mismo?

Tú tienes el poder para convertir el arte del autosabotaje en el arte de amarte y cambiar de actitud. Te recomiendo la lectura del ebook 7 tesoros para mejorar tú autoestima después de una ruptura de pareja.

7 pasos para trabajar contigo misma y cambiar de mentalidad

  1. Cuestiona cada pensamiento negativo que nace de ti. Ármate de valor y cuestiona la actitud que tienes para ti misma. ¿Qué consigo con el sabotaje mental? ¿Hacerme más daño? ¿Qué está provocando en mi vida y mi salud el sabotaje mental?
  2. Cambia de mentalidad. Transforma el arte del autosabotaje en el arte de reiniciar. La clave está en dar una vuelta a tus pensamientos, cambiar las creencias limitantes por nuevos pensamientos e ideas que den un giro de 180 grados a tu vida.
  3. Haz un plan para abandonar viejas creencias. Sé consciente de que la vida se va rápido y más si estás en la madurez (la visión es distinta en la niñez y la juventud) y cuando quieres darte cuenta, ya no estás aquí. Por lo que empieza por hacer un plan para abandonar viejas creencias enquistadas
  4. Siembra nuevos pensamientos. Tu mente espera que la alimentes con pensamientos amorosos, alegres y llenos de energías vitalizadoras. Diálogo interior positivo.

Me comprometo conmigo misma a respetarme y valorarme para vivir con: __________________________________________________________

Me comprometo a reiniciar y cambiar de mentalidad para __________________________________________________________

  1. Dale un giro a tus emociones. ¿Y si empiezas por conocer emociones como el gozo, el placer, la alegría y el amor? Haz una pequeña lista de aquellas emociones que te gustaría experimentar más a menudo y trabaja con ellas, pero de verdad y desde el corazón.  Liberarse del enfado.
  2. Relaciónate con conciencia. Cuando dejes de ser tan crítica contigo, serás consciente de que en tu poder está relacionarte de otra manera con las personas que tienes cerca. Construirás relaciones de igual a igual, desde la conexión y la comunicación sincera, libre de críticas destructivas que interfieren en la comunicación y alejan de tu vida relaciones sinceras y de vibración energética más alta.

Algunas ideas para relacionarte mejor

  • Sé positiva y coherente con tu estilo de comunicación. No finjas ser quien no eres cuando te relacionas.
  • Busca dentro de ti la compasión, el respeto primero hacia ti misma y luego hacia los demás.
  • No juzgues antes de iniciar una conversación. Si te notas criticando mentalmente a esta persona, envíate mentalmente un mensaje de “para”. Escucha y acepta. Deja que la comunicación fluya y sea natural.
  • Si la comunicación no fluye y la relación no funciona, tranquila, acepta y sigue adelante. Ya llegarán otras personas, amigos o nueva pareja.
  • Sé positiva, alegre y divertida al relacionarte. Que nada te perturbe. Como dice el libro de los cuatro acuerdos: “No te tomes nada personal”.
  1. Conecta con tu espíritu. El autosabotaje implica una pérdida de energía importante, por lo que pierdes la conexión con tu “ser esencial”. En la medida que vas cambiando, percibes a tu alrededor la energía vital que rodea todo. Sientes que fluyes mejor con tu universo interior y exterior. Siempre que lo desees y sientas, practica meditación y estarás más en contacto con tu “ser esencial”.


Deja tus comentarios aquí: