Cómo superar las decepciones familiares

Las decepciones pueden vivirse en contextos muy distintos, sin embargo, aquellas heridas emocionales que se producen en el núcleo de la intimidad familiar causan un dolor más intenso porque las expectativas que las personas ponen en sus familiares más cercanos también son más altas. Sin embargo, la familia está formada por personas que tienen sus limitaciones y defectos.
 
Los niños idealizan a sus padres, sin embargo, en la etapa de la adolescencia se produce un cambio de perspectiva. La madurez muestra que el amor implica precisamente amar de verdad a la familia con sus virtudes y sus defectos porque uno mismo también tiene puntos positivos y otros más negativos. El respeto, la comprensión y el cariño son esenciales para evitar las relaciones tóxicas.
¿Cómo superar las decepciones familiares?
  1. En primer lugar, aprende a expresar tus emociones y sentimientos, ya que con frecuencia, el punto de conflicto es aquello que no se dice y se convierte en un nudo interior. Silencios que ocultan tantas palabras no dichas y necesitaron ser expresadas, se transforman en ira y resentimiento.
  2. Las personas cambian y evolucionan. Por esta razón, no es positivo vivir pegado en el pasado, es decir, recordar en exceso las vivencias de la niñez puesto que las personas también cambian cuando se hacen mayores y maduran. Es decir, las relaciones personales  también se viven mejor en forma de ahora.
  3. Es esencial tener un nivel de expectativas realista en las relaciones familiares. Es natural que haya etapas en las que te lleves mejor con la familia. También es natural que haya personas con las que conectes más y tengas más empatía. No idealizar el amor familiar también te permite disfrutar más de tu realidad.
  4. Tras una decepción, la historia continúa a menos que tú te hayas quedado estancado en este punto. Las personas no siempre estamos a la altura de las circunstancias. Observar los propios límites ayuda a comprender los de los demás.


Deja tus comentarios aquí: