¿Cómo te estás hablando?

¿Sabes que los seres humanos nos estamos hablando a nosotros mismos unas catorce horas, todos los días? Nos comunicamos con nosotros mismos en una especie de toma y dame, pero a veces no somos conscientes de qué tan limitadora puede llegar a ser esa conversación.

Tenemos un loro dentro de nosotros que debemos amaestrar y alinearlo con lo que queremos lograr en la vida. Nuestro diálogo interno no es más que las conversaciones que tenemos con nosotros mismos en todo momento, esa vocecita en nuestra cabeza con la que siempre estamos interactuando, incluso como si fuese con otra persona.

En todo momento estamos pensando y dialogando sobre lo que hacemos y muchas otras cosas, por lo que esta conversación incesante tiene un gran impacto en nuestras vidas.

No solo nos hablamos a nosotros mismos catorce horas cada día, sino que está demostrado que al menos un 80 % de este tiempo está conformado por pensamientos y afirmaciones negativas.

Si quieres lograr el éxito, no te puedes permitir esa autocomunicación tóxica, porque no solo te afecta a nivel emocional, sino que está afectando tu cuerpo, ya que el cerebro según piensa así siente y de esa manera genera sustancias en nuestro cerebro llamadas neurotransmisores, que pueden hacernos sentir bien como las endorfinas y la serotonina o hacernos sentir mal y enfermarnos como el cortisol. Es decir, que el lorito, puede generarte pensamientos con ingredientes de verdadero veneno.

Sin embargo, si haces de tu mente una aliada en todo instante, producirás sustancias que favorecerán tu salud y jugarán un papel decisivo en la calidad de tus resultados.

Te propongo que estés muy atento a tus conversaciones, detectes tu diálogo interno y pulses el stop, toma conciencia y pregúntate:

¿Qué me estoy contando?

¿Qué distorsión hay en lo que me estoy contando?

¿Qué estoy sintiendo en mi cuerpo con ese mensaje?

Cuando por desconocimiento dejamos que nuestro diálogo interno vaya en piloto automático, naturalmente tendemos al negativismo y al pesimismo, esto debido a nuestra programación mental forjada principalmente por las creencias que nos inculcaron desde la infancia.

Afortunadamente, existen maneras de mejorar dicho diálogo, de convertirlo en uno predominantemente positivo y optimista y de facilitar los procesos que se requieren para el logro de las metas y el éxito en nuestros propósitos.

Seguro que no te será posible adquirir una mentalidad completamente positiva y optimista (digamos, en un 100 %), pero cualquier mejora que implementes tendrá un impacto muy positivo en cuanto a resultados que puedas obtener en tu vida.

Muchas personas conocidas por ser exitosas, cuentan con un gran nivel de autocomunicación y un buen dominio de las emociones.

Cuando he puesto en práctica técnicas para la introspección y la autoconciencia, mis resultados han mejorado notablemente, acercándome más a lograr la vida que quiero vivir. Llegar a tener la propia mente como aliada es una de las mejores cosas que te pueden pasar, y el cambio se nota muy rápido. Te lo digo por mi propia experiencia.

Si deseas que lo hagamos juntos, estoy a tu disposición a través del Programa de Mentoring Personal del Sistema Actívate y Triunfa, donde trabajaremos procesos en los que te acompañaré a gestionar tu diálogo interno y convertirlo en tu mejor aliado.

No en vano, nuestro lema es Actívate y Triunfa: siempre puedes mejorar

Si quieres más información, escríbeme a [email protected]

Gracias por compartir tu tiempo conmigo, hasta la próxima ocasión.



Deja tus comentarios aquí: