¿Cómo tener dinero en 2020 (y siempre)?

¿Cómo tener dinero en 2020 (y siempre)?

A la mayoría de las personas no les gusta hablar del dinero, y a causa de ello, no lo tienen ni lo tendrán. ¿La consecuencia? Pasan toda una vida victimizándose y teniéndole miedo, pensando que algún día les caerá del cielo sin ningún esfuerzo.

La verdad es que si queremos tener una buena relación con el dinero debemos ser nuestra mejor versión y elevar nuestra conciencia. Es comprender primero que el dinero se gana trabajando, luego, tener la mente abierta para asociarlo con cosas positivas, y, por último, planificarlo.

Si no planificamos tener dinero, estamos planificando cómo no tener dinero. Cuando hablamos de elevar la conciencia a niveles muy superiores, nos referimos a tres niveles: la mente consciente, el subconsciente y el supraconsciente.

Lo que debemos hacer es trasladar una parte de la creación que se encuentra en el supraconsciente y trabajarla en el subconsciente para que se haga realidad en el consciente. En el supra toda la creación ya está hecha, todo está ahí.

Solo hay que tomarla, trasladarla al subconsciente para darle emoción y visualización y lograr que se haga realidad en el consciente. Es estar con el Dios Yo Soy y no en el Yo seré o Yo fui que es donde la mayoría de las personas se encuentra.

Si tú y Dios se juntan, son mayoría y podrás manifestar en el consciente. Lo que elijas en el supraconsciente no tienes que crearlo, solo tienes que verlo, desplegarlo en el presente y en la realidad, pero esto sucede solamente cuanto estamos en el Yo Soy, en el presente creyendo y sintiendo que ya lo tenemos.

Todo forma parte de un proceso y el trabajar para elevar conciencia tiene como resultado una nueva fórmula: pensamientos más emociones más acciones igual a resultados. Al crear un hábito de esto, automáticamente creamos un nuevo hábito de creencias.

Cuando estamos en el presente sintiendo y creyendo que ya tenemos lo que queremos lograr, por repetición e impacto emocional, estaremos fijando una nueva identidad: la identidad del millonario, en otras palabras, estaremos aplicando la ley de la asunción.

Recuerda que esta ley opera del ser Yo Soy. La gente desconoce quién es, si lo supieran, sus vidas serían distintas. Se trata de vivir desde la emoción del deseo cumplido, aun cuando no se ha hecho realidad. Es poner énfasis en manifestar y crear.

Entonces, si realmente queremos lograr algo, no lo vamos a poder hacer desde un nivel de conciencia bajo. La meta para tener dinero es elevar nuestro nivel de conciencia al mismo lugar de nuestro deseo, en un nivel alto.

¿Cómo logramos esto? Trabajando desde el presente como si ya tuviéramos lo que deseamos. Automáticamente, tendremos mejores pensamientos, mejores emociones acerca de ello y consecuentemente haremos las acciones correctas para alcanzar nuestro objetivo.

Si queremos ser millonarios es imposible lograrlo sin pensar, sentir y actuar en ese nivel. Hay millones de diferencias entre los pensamientos de los millonarios y de los pobres, pero en los plazos es donde está la clave.

Los pobres manejan el corto plazo y los millonarios el largo plazo. Cuando hay abundancia, los pobres trabajan lo mínimo y se comen lo que están ganando porque hay mucho, pero los millonarios, aun en abundancia, en lugar de trabajar lo mínimo, trabajan mucho más. Los millonarios entienden que el universo es cíclico, y que así como hay siete años de vacas gordas, habrá siete años de vacas flacas, y, por ende, deben tener reservas suficientes para esa etapa.

No digas “quiero más dinero”, piensa, siente y di “quiero ser millonario”, porque millonario es un target alto. Tu mente es un mecanismo de defensa que siempre quiere que estés en una zona de confort, hay que ser irracional para lograr lo que desees. Actúa desde tu divinidad, ponte una meta millones de veces más grande.

Por último, hazte la siguiente pregunta: ¿cuánto estoy invirtiendo en ocio y cuánto en formación? La respuesta determinará en gran medida el curso de tu dinero. El millonario no gasta, invierte. Te deseo un año próspero, lleno de trabajo, estudio y comprensión de conciencia para alcanzar tu nueva realidad.

Imagen de Nattanan Kanchanaprat en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: