Cómo tener la vida que sueñas

Los sueños son muy positivos, y deberían ser un estímulo para ir más allá de cualquier límite y lograr materializar las esperanzas de una vida feliz en el presente. Tu verdadero motor de magia está en tu corazón y tú tienes la posibilidad de alimentar tus esperanzas o matarlas a través del pensamiento. En Inspirulina queremos animarte para desarrollar todas tus fortalezas y alcanzar esas metas que despiertan a tu niño interior. ¿Cómo tener la vida que sueñas?

  1. En primer lugar, es recomendable que concretes con qué sueñas. Evidentemente, pueden surgir muchos latidos distintos en tu pensamiento. Pero intenta identificar cuáles brillan con más intensidad. Pon tus ideas principales por escrito.
  2. Elabora una lluvia de ideas en torno a la felicidad: ¿qué cosas crees que son vitales para sumar ilusión a tu vida? Deja volar tu imaginación, y anota ideas que vienen a tu mente por puro impulso.
  3. Concreta metas a corto plazo para tener una visión de futuro prometedor. Si no aprovechas el día de hoy es difícil que puedas planificar ese futuro de color.
  4. Escucha música que eleve tu energía. Por ejemplo, la canción Color esperanza de Diego Torres es todo un símbolo de emociones agradables. Túmbate en el sofá, pon esta canción de banda sonora de tu vida, y siente las sensaciones de libertad que proyecta en tu espíritu.
  5. No seas tacaño emocional, sé generoso en frases de amor, utiliza el vocabulario como un referente de belleza.
  6. Comparte tu vida con los demás. Para que tus amigos puedan conocer tus fortalezas, también tienes que estar receptivo para que puedan conocer tus debilidades.
  7. Disfruta de pequeños caprichos culinarios, por ejemplo, la dulce tentación de un buen bombón de chocolate.
  8. Imprime las fotografías en formato físico y guárdalas en un álbum de fotos. Este pequeño tesoro de recuerdos será un legado de vida.
  9. Camina descalzo por el césped y conecta con la raíz de lo natural como esencia del mundo.
  10. Observa la inmensidad del firmamento y toma conciencia de la cantidad de preguntas sin respuesta que mueven el mundo. A pesar de todas las dudas que tengas, sigue adelante. Y ama sin límites empezando por ti mismo.


Deja tus comentarios aquí: