Cómo tener una cocina segura

Cuando hablamos de seguridad alimentaria, muchos piensan que es un tema de la industria y que no les concierne directamente, sin embargo, todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de garantizar la inocuidad de los alimentos que compartimos con la familia. Bajo esta premisa, la seguridad alimentaria ¡es tarea de todos!

En casa, la limpieza de nuestra cocina es el punto clave para garantizar inocuidad, así como también la manipulación e higiene de los alimentos. En una cocina limpia es más fácil cocinar, las superficies  y alacenas limpias le ayudarán a mantener  a su familia sana y segura.

A continuación, comparto con ustedes algunos consejos y medidas preventivas para mantener la cocina más limpia y ordenada. Cuando estos pasos se conviertan en un hábito, ahorrará mucho tiempo y también dinero:

Cada cosa en su lugar: asigne un lugar para cada uno de sus utensilios de cocina, si no tiene mucho espacio, deje afuera sólo los de uso frecuente y asigne un espacio para guardar el resto. Así se ensucian menos y evita tener largas jornadas de limpieza de equipo que prácticamente no utiliza.

Lave la licuadora: si utiliza frecuentemente este artefacto, recuerde separar la base y lavar cuidadosamente las cuchillas. Retire la empacadura (goma) y lávela con agua y jabón. En estos lugares se acumulan residuos de los alimentos que poco a poco promueven el crecimiento de las bacterias.

Limpie el microondas: ¿cuántas veces se ha derramado parte de sus comidas en el plato del microondas? Si esto sucede debe limpiar de inmediato con un paño húmedo y dejar la puerta abierta por unos minutos para evitar que el calor y la humedad permitan el desarrollo de bacterias que impregnarán su horno con un olor muy desagradable. Si tiene que usar algún producto de limpieza, deje garantizar que lo ha retirado por completo, para evitar que restos del mismo contaminen (químicamente) su próxima comida.

  • Mezcla 2 cucharadas de jugo de limón o vinagre y 2 tazas de agua en un tazón de vidrio, encienda el microondas a máxima potencia durante dos o tres minutos. Retire con cuidado el recipiente y limpiar el microondas con papel de cocina.

shutterstock_130134446

Sustituya las esponjas con frecuencia: estas esponjas son uno de los focos de contaminación más frecuentes en la cocina doméstica, siempre están húmedas y están en contacto con  residuos de alimentos. No espere a que la esponja esté casi destruida para sustituirla, cuando vea puntitos oscuros o sienta un olor diferente al habitual, deséchela y use una nueva. Para alargar su vida útil, le recomiendo dejarla en un lugar para que se seque luego de utilizarla y por favor, manténgala alejada del recipiente de lavaplatos (liquido o crema). Existen en el mercado accesorios que le permiten mantenerla suspendida y con drenaje suficiente para que seque rápidamente.

Limpie el fregadero: este es el segundo foco de contaminación más frecuente en la cocina. Luego de completar la tarea de fregar los platos y utensilios, tómese unos minutos para limpiarlo, haciendo especial énfasis en eliminar restos de comida que quedaron en el desagüe y eliminando la grasa de las paredes de la ponchera. El acero inoxidable es un material muy noble y por naturaleza es antibacterial, pero debemos mantenerlo aseado para evitar que algunos insectos pasen a ver qué quedó por allí.

  • Prepare una solución de cloro (sin aroma) en un litro de agua y utilícelo con un atomizador para desinfectar las superficies de la cocina, en especial el fregadero.

Mantenga la alacena limpia: al igual que el refrigerador, el almacén de productos secos debe mantenerse limpio y libre de posibles focos de contaminación. Al menos una vez al mes, retire todos los recipientes y elimine el polvo que se acumula entre ellos. Realice una inspección de los empaques y descarte aquellos que estén rotos.

Termine el día con todo limpio: yo se que puede resultar tedioso, pero véalo como una necesidad, evite dejar platos y vasos sucios en el fregadero de un día para otro, esto sólo atraerá bichos e insectos que propagan enfermedades. Revise que no queden derrames, frascos con comida o bolsas de pan a la vista de estos animalitos, pues cuando apague la luz, ¡estarán listos para el ataque.

shutterstock_127819328

Espero que estos consejos sean de utilidad y se conviertan en parte de su rutina, para tener una cocina segura. ¡Hasta la próxima!

 



Deja tus comentarios aquí: