Cómo tomar decisiones difíciles

Para este artículo, quise desarrollar un ejemplo que puede servir de modelo en tomar una decisión de vida tan importante como por ejemplo, irte a vivir a otro país. Sin mucha más introducción comencemos el proceso de tomar esta decisión.

Caso:

Me quiero ir de mi país de residencia. Antes de comenzar este proceso recomiendo ampliamente la práctica del agradecimiento. Se basa en que, suponiendo que está instalada ya la necesidad de emigrar, primero agradezco todo lo que poseo y lo que la tierra de nacimiento me ha dado: familia, hijos, trabajo, medios y posibilidades etc.

El paso siguiente sería: nuevamente agradezco, pero esta vez al país donde deseo partir, esto debido a que si me voy renegando de una casa y abro la puerta de la otra desde la rabia, el miedo o el irrespeto, estoy en riesgo de no ser aceptado y la mejor planificación debe llevar implícita la mejor actitud! ¿A ti te gustaría que alguien abriera la puerta de tu casa sin avisar y peor aún, con la intención de instalarse a pesar de ti?

Desarrollo del caso:

Evaluar el país donde deseo radicarme e investigar en fuentes como en el BANCO DE DESARROLLO INTERAMERICANO los índices de dicho país, si es de tu interés países en desarrollo en Latinoamérica. Este es solo un ejemplo, de él puedes tomar referencia. En este paso estaríamos cubriendo, qué deseo obtener, el riesgo y el planteamiento de la hipótesis.

Paso 1.- Qué país se ajusta a mis maneras sociales y calidad de vida que persigo. Por ejemplo: ¿Tengo hijos pequeños y deseo conservar lo más posible el tipo de educación que se parece a mis costumbres familiares? O ¿Tengo solo preferencias por un lugar que me ofrezca seguridad y cercanía de mi país de origen? De haber conseguido el destino ya ¿Qué tiempo puede llevar la organización de la partida? Tomar en cuenta costos de traslado de ida y regreso en caso de ser necesario, costo de mudanza de efectos personales, costos de instalar un negocio en otro país o bien conseguir empleo y no olvidar costo de tramitar la legalidad en el país de nueva residencia.

Paso 2.-  Una vez ubicado el país, en qué zona de ese país deseo vivir, ubicar cercanías de trabajo, colegios y facilidades de transporte. Adecuar mis estándares, mas sin perder el objetivo inicial, que es mejorar mi situación actual. (En las embajadas de cada país existe un servicio para tal fin).

Paso 3.- Cuáles son mis habilidades personales y emocionales en primer lugar, ya que, eres tú y no tus menciones universitarias únicamente las que te acompañaran en este viaje de transformación. Luego ¿Tienes menciones universitarias? ¿Están apostilladas? ¿Existe campo en mi área? Revisa si tu oferta profesional no está restringida en ese país, ya que, algunos países limitan algunas carreras solo para sus ciudadanos. ¿Tienes el recurso económico o debes comenzar a construirlo?

Paso 4.- Evalúa con realidad y no con supuestos, quienes y cuáles son tus enlaces tanto en personas como en organizaciones, instituciones o familiares que pueden asistirte para la llegada.

Paso 5.- Que capacidad tienes de para crear de ti un producto bueno, efectivo e innovador para esta nueva circunstancia, sin olvidar, que quien llega eres tú y solo desde el respeto a los que ya están poder integrarte en un mercado laboral y social.

Paso 6.- Este paso, no por ser el último es el menos importante. Es de suma importancia hacer el ejercicio de imaginarte lejos de tus afectos, sabores, olores, incluso oportunidades dentro de tu mismo país. ¿Tienes altos niveles de tolerancia? ¿Puedes asimilar que otros te indiquen que hacer y cómo hacerlo? ¿Debes irte primero y los tuyos quedan en tu país de origen, puedes ser soporte para ti y los tuyos?

Cada persona construye con el devenir de los días su propia realidad.

Como eres dentro, se manifiesta afuera.

Tanto respeto tengas por ti, tendrás por lo demás.

Tanto servicio estés dispuesto a dar, tanto servicio recibirás.

No se trata de no hacerlo, se trata de cómo hacerlo, respeto e inclusión son claves.

Todo aquello que es, debe dejarse ser, no forzar barreras y observar la dirección a tomar.

Finalmente pide con claridad, ejecuta con honestidad y allí te esperará.



Deja tus comentarios aquí: