¿Cómo trabajan las flores de Bach?

Las Flores de Bach están conformadas en un sistema completo que trabaja 7 grandes núcleos de emociones.  Estos núcleos a su vez están compuestos de emociones de la misma naturaleza. Esta idea del Dr. Bach está tan vigente hoy día como en el momento que fue concebida.  Las emociones humanas no han cambiado desde la aparición del hombre sobre la tierra. Lo que ha cambiado son las circunstancias que las producen, los estímulos.  El miedo del conquistador español cuando pisó estas tierras, es el mismo miedo de los rebeldes de Libia, es el mismo miedo a que un proyecto personal nuestro fracase, o el mismo a que no nos alcance el dinero para pagar nuestras cuentas del mes. El temor es el mismo en todos los casos mencionados, sin embargo las situaciones son diferentes.  Nuestro cuerpo produce las mismas respuestas bioquímicas, afectando el sistema inmunológico, el endocrino y el nervioso.

Identificando estas emociones tan variadas y tan comunes el Dr. Bach las catalogó en siete grupos.  Para estos siete grupos emocionales hay un remedio floral que balancea ese sentir buscando el equilibrio. Las flores no transforman a nadie, no son mágicas.  Su acción en nosotros se traduce en mecanismos de conciencia, es decir, en acciones concretas ante las circunstancias que experimentamos.

El sistema Floral de Bach está basado en siete grandes tipos emocionales:

  • Temor
  • Incertidumbre
  • Hipersensibilidad a ideas externas
  • Insuficiente interés en las circunstancias actuales
  • Soledad
  • Desaliento y desesperación
  • Excesiva preocupación por otros

Cada uno de estos siete grupos a su vez se subdivide en estados emocionales. Así pues, dentro del temor podemos encontrar el pánico, el temor a cosas desconocidas y conocidas, el miedo a perder el control, el miedo por los seres que amamos. Los remedios florales correspondientes trabajan nuestra valentía, serenidad  y fortaleza.

Dentro de la incertidumbre encontramos situaciones de decisión y juicio, motivación, manejo de obstáculos, pérdida de la esperanza. Los remedios florales correspondientes a esta categoría trabajan nuestra capacidad de manejar oportunidades y acciones.

En el grupo de la hipersensibilidad encontramos emociones que pueden hacer que nos cueste mantener la ruta adecuada de nuestras vidas debido a la forma como nos afectan las influencias de otros. Los remedios florales correspondientes a este grupo nos ayudan a caminar exitosamente por la vida siendo nosotros mismos.

Dentro de la categoría de insuficiente interés en el presente encontramos emociones que nos alejan del aquí y el ahora; los remedios florales de esta categoría nos ayudan a hacer “nuestro” el presente y sacar el mayor provecho de él.

En la clasificación de la soledad encontramos emociones que nos hacen sentir alejados de otras personas por diferentes razones; los remedios florales de este grupo nos permiten conectarnos.

En el desaliento y la desesperación encontramos emociones las cuales nos llevan a la tristeza, angustia extrema, enfrentamiento con el límite. Los remedios florales de este grupo nos ayudan a reflexionar, a sobreponernos a los reveses de la vida, a buscar el lado positivo y salir triunfantes.

En la categoría de excesiva preocupación por el bienestar de los demás encontramos diferentes emociones que nos llevan de una u otra manera a controlar o querer controlar a otras personas. Los remedios florales de esta categoría nos ayudan a dar libertad y tener libertad.

Remedios florales de BachLa utilización de las Flores de Bach es amplia y variada. Es decir, puede realizarse en niños, jóvenes, adolescentes, adultos, ancianos, recién nacidos, mujeres embarazadas, hombres, animales y plantas. No hay límite ni circunstancia ajena a su uso; las emociones siempre están presentes en nuestras vidas, y si se desequilibran las flores pueden ayudarnos a recuperar ese balance. Nos permiten establecer el equilibrio y coherencia entre el sentir, el pensar y el actuar; ayudándonos a tener paz mental a través de pensamientos tranquilos y de esta manera, lograr nuestro propósito de vida.

  • Es un sistema sencillo, natural y fácil de aplicar, ya que tomas 4 gotas 4 veces al día por 21 días, especialmente al levantarse y al acostarse, debajo o sobre la lengua.
  • No genera adicción, ni tiene efectos secundarios (físicos o emocionales), no hace daño, tampoco interfiere con cualquier tratamiento médico que puedas estar tomando. NO sustituye la atención médica.
  • Trabaja de afuera hacia adentro (es como pelar una cebolla), es decir, actúa sobre las emociones que están en la superficie; aquellas que te molestan, las que puedes reconocer, con las que te sientes incómodo (a). Justamente por esa razón es que las flores tienen rápido efecto.
  • Restaura y devuelve la armonía interior y la paz mental.
  • Puedes ver el cambio en ti, ya que puedes comparar como te sentías antes de empezar a tomar las flores y lo bien que te sientes luego (se llama el efecto retrospectivo de las flores). Adquieres conciencia de los hechos y de lo que te está ocurriendo, por cuanto eres tú quien decide y escoge las flores a tomar.


Deja tus comentarios aquí: