¿Cómo usas tu columna?

¿Cómo usas tu columna?

“La edad de una persona se mide de acuerdo a la flexibilidad de su columna, tan flexible eres, tan joven eres”. Yogui Bhajan

 

En mi primera clase de kundalini yoga, lo primero que escuché decir a mi profesora después de entonar el mantra de inicio fue: “siéntate sobre los isquiones que son los huesitos de las nalgas, y ahí deja que todo el peso de la espalda descanse”. Y es que a partir de esa postura, cuando estamos sentados, es la forma en que cada una de nuestras 26 vértebras de la columna vertebral se organizan, una sobre la otra.

Es normal que a medida que vamos creciendo le vayamos dando peso al cuerpo con todos lo que nos cargamos físicamente y mentalmente, como preocupaciones y demás historias que queremos resolver. Vamos olvidando en ocasiones cómo repartir el peso a través de la espalda, y nos cargamos de un solo lado, sobre todo las mujeres que llevamos la cartera, el bolso siempre del mismo lado, y eso va creando desgastes que con el tiempo requieren revisión médica.

Y es que el flujo de la energía kundalini viaja por toda la columna vertebral hasta llegar al tope de la coronilla. Por eso es tan importante cuidar la columna, y sentarnos y paramos derechos desde el centro umbilical. Cuando la espalda está recta y alienada en su forma natural, se crea este flujo de energía que viaja por toda la columna vertebral; siempre está en constante movimiento, ascenso y descenso. Estos canales en la ciencia yóguica reciben el nombre de ida y píngala; son dos líneas invisibles, pero energéticamente complementarias las cuales dan vida a lo que se conoce como magia yóguica (bienestar-elevación) o ascenso de la energía kundalini por la columna.

Estos canales energéticos (ida y píngala) al transportar la energía al tope de la coronilla proporcionan mayor claridad mental al ser humano, porque despejan con la fuerza de la energía kundalini, desbloquean cualquier zona de la columna o el cuello que haya estado impidiendo el libre flujo de energía muchas veces por los malos hábitos posturales.

Cuando nuestra columna está en su posición natural, no tenemos dolores de espalda, nuestra mente está clara, porque la kundalini sube y baja con libertad, el pecho está abierto y la respiración es larga y profunda. Es importante mencionar que la magia yóguica que nos produce el movimiento de la columna en las clases de yoga involucra también un adecuado manejo de la respiración, pues es la energía vital y el oxígeno que el cerebro y el cuerpo reciben con una adecuada respiración y movimiento que se unen y liberan todo el estrés para recibir vitalidad y activación de las vértebras de la columna.

De bebés, el reto más importante que tuvimos que afrontar fue aprender a equilibrar las distintas partes de nuestro cuerpo, para ponernos rectos y poder andar. Aún hoy, cuando ya somos adultos, si ese equilibrio se altera, nos caemos.

Todas las posturas de yoga son geometrías equilibradas que se realizan con devoción para facilitar el viaje o el retorno del alma. Hacer yoga cómodamente es equilibrar tu cuerpo de manera que te sirva y responda correctamente con el fluir del movimiento y de la energía vital.

Yogui Bhajan, quien trajo las enseñanzas del kundalini yoga a Occidente decía: “acéptate y disfruta allí donde estés, ama lo que estés haciendo en cada momento, porque siempre estás moviéndote hacia algo mejor”.



Deja tus comentarios aquí: