¿Cómo vivir en el extranjero y no morir en el intento?

¿Cómo vivir en el extranjero y no morir en el intento?

Para muchos tomar la decisión de irse de su país puede resultar muy difícil; para otros, no tanto. Los primeros pueden pensar en dejar todo lo que han construido y a lo que han estado acostumbrados como su hogar, la familia, un negocio, amigos, lugares a los que suelen concurrir, y algunos más detallistas extrañarán algún plato en especial que hace la abuela, la libertad de tener tiempo para ejercer algún hobby, entre muchas otras cosas. La idea de marcharse para ellos puede llegar a ser muy dolorosa, más cuando no sé sabe por cuánto tiempo será y se lleva la responsabilidad del bienestar de la familia.

Por otra parte, están los que son un poco más arriesgados, los que su ímpetu los mueve, aquellos cuyo deseo de un mejor futuro es más grande que cualquier apego. Aunque esto no signifique que no extrañe el calor del hogar, las peleas tontas con el hermano, las salidas con los amigos o las largas conversaciones con la pareja. Para ambos tipos de personas, es una decisión que requiere valentía y coraje, y lo agradable de su estadía dependerá de varios aspectos, la mayoría internos.

Es importante que la decisión la haya tomado la persona en serenidad y calma, evitando la presión del entorno; saber si es un deseo propio o prestado, solo porque muchos quieren hacerlo o lo hacen. Tener claro el propósito del por qué partir y para qué. Conocer sus habilidades y capacidades. Sobre todo tener autoconocimiento, voluntad y disciplina para llegar a donde se desea.

Antes de alzar vuelo y viajar al exterior, echa un vistazo y viaja a tu interior, esto te ayudará a mantenerte enfocado y evitar tropiezos dolorosos, o como diríamos coloquialmente aprender por las malas. Así disfrutarás tu estadía por tierras lejanas.

A continuación, te presento una lista de cosas que puedes hacer si te has preguntado cómo vivir en el extranjero y no morir en el intento.

Vive el aquí y el ahora: el pasado ya no existe, el futuro aún no llega, el presente es lo único que tenemos. El presente es un regalo, evita vivir en automático donde vas y vienes por inercia, pensando, preocupado y angustiado por lo que viene. Disfruta y vive donde estás, quién eres y lo que tienes en el aquí y ahora.

-‎Piensa en positivo: si tienes pensamientos positivos, las palabras que salgan de tu boca también lo serán. Sí lo que piensas y dices es positivo, entonces, tus acciones lo serán, las acciones a la larga se convierten en valores, y los valores en tu destino. Pensar positivo te lleva a vivir una vida positiva donde todo lo que desees será posible.

Relaciónate: es posible que al llegar a un lugar nuevo, no conozcas a muchas personas. No obstante, relaciónate, comparte, haz amigos, procura que estos nuevos amigos tengan los mismos intereses, personas positivas y entusiastas que puedan aportar valor. Consigue un modelo a seguir, alguien que ya haya logrado lo que tú deseas alcanzar, y sigue sus pasos, no para que lo imites o copies, sino para que lo adaptes a tu esencia y forma de ser.

–‎Acepta los cambios: la vida gira cada minuto tomando aspectos y formas diferentes. Nosotros somos parte de la vida, por lo tanto, también cambiamos. Acepta que constantemente todo cambia, mira hacia atrás y notarás que incluso tú ya no eres el mismo. Agradece cada nuevo cambio que se te presenta porque te está ayudando a crecer y a conocer tus fortalezas.

-‎Fluye: Aprende a fluir con la vida, no la fuerces. Date tiempo para escuchar y seguir el mensaje que la vida te quiere decir. Mientras más resistencias pongas ante los sucesos de la cotidianidad más inflexible serás ante ellos y más fuerte será la tensión. Déjate llevar por lo que no puedas cambiar, recuerda que para que el mundo cambie, primero tienes que cambiar tú.

Alcanza tus sueños: el que estés en un sitio donde no quieres estar, un lugar diferente al que anhelas, no significa que no puedas alcanzar tus sueños o que por las circunstancias de la vida tengas que dejarlos a un lado. Por el contrario, toma cada experiencia para acercarte más a tus sueños. Si tu deseo es cantar, no dejes de hacerlo, más bien disfruta de ello, siéntete ya ese cantante que sueñas y busca oportunidades donde puedas hacerlo. Aunque te aseguro que si te sientes bien, las oportunidades llegarán a ti.

-‎Enfócate: enfocarse es un estado de proyección constante. Enfócate en todo lo que te gusta y genera placer. Enfócate en lo positivo, en lo que deseas y no en lo que no quieres. Enfócate en sentir lo que sueñas como si ya fuese.

-‎Aprende algo nuevo: al estar en un país desconocido todo donde mires y pongas tu atención será nuevo, por consiguiente aprende algo de esa cultura, imita su acento, cocina sus platos típicos, baila sus danzas, canta sus canciones, pinta si ellos pintan. Haz como el dicho: a donde fueres, haz lo que vieres.

-‎Disfruta:  el que tengas responsabilidades no quiere decir que todo tenga que ser trabajo y sacrificio. Tómate tiempo para relajarte aunque sean diez minutos diariamente. Consiéntete, regálate algo que te guste, desde comer un delicioso helado, un masaje, esos zapatos que te gustaron, hasta salir a pasear a algún lugar que quieras conocer o simplemente disfruta de la tranquilidad y el dulce placer de no hacer nada.

-‎Cree en ti: por sobre todas las cosas cree en ti, no desistas ante las adversidades o pruebas que te ponga la vida. Confía en el ser creador que eres, en tus capacidades, valía y poder para lograr ser, hacer y tener todo lo que desees. Solo tienes que creerlo y creerte capaz de ser congruente con eso. Tienes todo lo necesario para triunfar y vivir en felicidad, abundancia y facilidad.

-‎Agradece: agradece absolutamente todo. Tu pasado porque gracias a él eres y estás donde estás; tu presente porque será el que te lleve al futuro que deseas. Agradece todo cuanto tienes, eres y donde estás. Recuerda que el solo acto de dar gracias abre las puertas para recibir un mundo de maravillas.

Deseo que esta lista te sirva y sea útil para vivir y hacer una vida en el extranjero placentera, a gusto y maravillosa sin tener que morir en el intento.

Imagen de Rudy and Peter Skitterians en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: