La experiencia de compartir

En mi blog titulado “Respirar profundo y contar hasta diez” les comenté sobre la importancia de crear un espacio sagrado donde podamos estar tranquilos y en paz con nosotros mismos. Sea para meditar, orar o sencillamente para leer un libro, ese pequeño momento íntimo  siempre va a resultar maravilloso.

Ahora cuando ese lugar  sagrado es compartido, la experiencia puede resultar mucho mas enriquecedora de lo que imaginamos. He tenido pocas oportunidades de participar en estos altares comunitarios (por nombrarlos de alguna manera) y debo decirles que ha sido una de las mejores cosas que me han sucedido en la vida.

Un altarFunciona así: se convoca a un grupo de amigos a una reunión y se les pide que lleven uno o dos  artículos personales. Los objetos tienen que ser significativos –cosas que se relacionen con su vida o con una experiencia importante que hayan tenido–. Puede ser desde una joya o una fotografía, hasta un disco de la computadora que contenga algún escrito.

Entonces, todos se sientan en círculo y se presentan diciendo su nombre al tiempo que hablan de sus objetos y por qué los llevaron. Así de simple. Los temas comunes serán expresados, como punto de partida para la conversación y la socialización.

Lo que sucede en ese momento les sorprenderá.  Al final se darán cuenta de que se ha creado un ritual sencillísimo pero muy poderoso, que pondrá al descubierto cuán maravillosas son las personas  que están compartiendo con ustedes en ese pequeño espacio, y cuánto se puede aprender de ellas. Tal vez mucho más que lo que podríamos haber aprendido en cualquier otra parte en un período tan corto.

Al final de la ceremonia, tendremos un altar chiquito y temporal, pero hermoso  y lleno de objetos, cada uno representando una historia de vida.

Cada vez que he participado en uno de estos altares comunitarios, los miro fijamente asombrándome por lo absolutamente fascinantes que somos la mayoría de los seres humanos. ¡Qué grandes  y ricas son nuestras historias, pero qué poquito de ellas permitimos que otros vean!



Deja tus comentarios aquí: