Comunidad, la cuna de la felicidad

Familias al Rescate

Las personas que viven en comunidad son más felices, ¡demostrado! Digo demostrado porque así es, los científicos con gafas y bata blanca se han dedicado a estudiar qué hace a las personas felices y esta es uno de las cosas que han descubierto… la soledad es buena, está bien, para momentos, pero las personas que pueden compartir su vida entre una comunidad, y sentir lo que se siente al pertenecer a un grupo, son con diferencias mucho más felices.

A mí me encanta estar sola, conste, y además creo que en muchos momentos es muy beneficioso estar con uno mismo en calma y silencio. Favorece la reflexión, la meditación, el descanso, qué sé yo, a mí me ayuda a muchas cosas, pero otra cosa distinta es una vida solitaria, no tener nadie con quien compartir el peso de la parte difícil de la vida, y las alegrías también, ¡pues compartidas saben mejor!

Y esa es la clave. En compañía los miedos, las penas, las lágrimas, son más llevaderas, pesan menos, duran menos. Con el otro, se encuentran más fáciles las soluciones, se alivianan los dolores, se limpian las lágrimas con cariño, un abrazo puede ser el mejor ansiolítico, el mejor anestésico, una buena conversación o un buen consejo. El grupo apoya y se hace familia para ayudar al que lo necesita cuando lo necesita porque eso precisamente es lo que lo convierte en grupo, en comunidad, en familia.

Y qué decir de los buenos ratos, ni falta hace mencionarlo… cómo saben bien las risas cuando estás entre amigos, poner en común lo que nos preocupa para comprobar que no estamos solos, para escuchar como otros solucionaron, y cómo pueden ayudarte a solucionarlo tú… Qué bien se siente cuando atraviesas un mal momento y sientes la fortuna inmensa de tener con quien contar… eso, eso es felicidad pura.

La vida de hoy no favorece especialmente la comunidad, más bien el individualismo, la distancia, la autonomía llevada al extremo, de modo que si necesitas formar parte de una comunidad, o si tienes ese deseo porque vives lejos de los tuyos o porque la vida te hizo estar más solo o sola de lo que quisieras, eres tú mismo quien debe hacer el trabajo, el esfuerzo de buscar de forma activa una comunidad a la que integrarte.

No creo ser la única que vive lejos de casa, en otra ciudad, en otro país, y que vive además la maternidad sin la ayuda de los abuelos, tíos o amigos de toda la vida y que siente la necesidad desde el fondo del corazón de pertenecer a un grupo donde sentirme acogida, cuidada y segura… Y como de forma natural no se da porque al venir de afuera no tengo la historia vivida con personas a las que llamar familia, he decidido junto a otra mamá que siente igual que yo y que me ha regalado su tiempo para soñar con esto, poner toda mi ilusión y fe en crear el grupo al que soñaría pertenecer.

Un grupo de apoyo de papás y mamás, para ayudarnos emocionalmente, compartiendo nuestras preocupaciones y éxitos, pero también para ayudarnos en el sentido más práctico. Seguro que alguna vez habéis soñado con que os ayudaran con las cosas de casa después de un parto, o cuando alguno en casa estaba enfermo, sobre todo mamá o papá, cuando el trabajo se hizo demasiado, o sea cual sea la dificultad que os impide hacer todas las cosas que normalmente hacéis… Alguien que os cuide a los niños, o que los recoja del colegio aquel día que os es imposible. Alguien que os haga una compra ese día que no había forma de hacerlo… que se acerque a la farmacia… Un sistema de herencias de juguetes, ropa, libros… ¿qué me dices? ¿Te suena? ¿Lo has soñado alguna vez?

Las y los que vivís en Oaxaca y que os habéis sentido identificados con esto que cuento os queremos presentar FAMILIAS AL RESCATE, estáis invitados a asistir a la primera reunión que vamos a realizar el sábado 23 a las 10:30 en Oaxaca (si estás interesada, escríbeme y te cuento todo).

Porque si no existe, entonces lo tenemos que inventar, porque si te quedas cruzada de brazos esperando que suceda sin más, para ti, a tu medida y en el cómo y cuándo que tú necesitas, entonces peinarás muchas canas y será ya tarde… Si es ahora cuando lo necesitas, en vez de quejarte de tu suerte, puedes decidirte crearlo tú, eso se buena suerte, la que tú misma creas… Nosotras proponemos esto, ¿qué dices? ¿Te unes??

Familias al Rescate ¡llega a Oaxaca! Pero sea cual sea la necesidad que tú tengas, donde vives, al lugar al que perteneces, no te duermas esperando que suceda lo que quieres, haz tú que suceda y deja que otros llamen suerte a lo que no es más que iniciativa.



Deja tus comentarios aquí: