Conéctate con tus pequeños

¿Recuerdas cuánto deseaste ser padre? ¿La emoción de los preparativos para la llegada del bebé? ¿Las expectativas? ¿Las promesas para el nuevo miembro de la familia? ¿El indescriptible sentimiento cuando al fin conoces a tu hijo? Estamos seguros de que recuerdas esto y mucho más. Pero ha pasado el tiempo, ahora tu hijo quizás tiene cinco años ¿qué ha cambiado? ¿Por qué permites que el trajinar del día te quite los mejores momentos en familia?

Según un estudio realizado por HouseTrip.es, 25 por ciento de las familias españolas pasa menos de una hora a la semana de tiempo juntos. Si bien este estudio está situado en España, creemos no pecar al asegurar que es una estadística que suele repetirse en millones de familias en todo el planeta.

La culpa siempre la tiene la presión que acompaña a la vida actual. Pero recuerda que es necesario que acompañemos a nuestros hijos desde la infancia hasta la juventud para asegurarnos de formar seres humanos emocionalmente estables. Se habla mucho del tiempo de calidad con los niños, pero ¿qué pasa con la cantidad? Estudiosos del tema consideran que tanto la cantidad como la calidad del tiempo que los padres pasan con los hijos son determinantes en la crianza de los mismos.

Una publicación de www.lafamilia.info resalta que las investigaciones demuestran que los niños a quienes sus padres no les prestan la suficiente atención son más propensos a padecer de agresividad, aburrimiento, sentimiento de soledad, baja autoestima, inseguridad, carencia afectiva, bajo rendimiento escolar, dificultad para dar o recibir afecto.

En cambio, se dice que los niños que crecen en un hogar donde los padres les dedican tiempo, gozan de muchos beneficios como mayor grado de confianza, buen nivel de autoestima y seguridad, mejores capacidades de interacción social, fortalecimiento de los vínculos afectivos, asimilación de las normas, valores y principios para la vida. Se apunta además que estos niños tienden a repetir su modelo de crianza, es decir, a formar familias estables y armoniosas.

Te invitamos a dejar de lado los cronogramas estrictos de actividades y a estar presentes en cuerpo y alma en cada instante que pasen con sus pequeños. El argumento de la presión por múltiples ocupaciones y largas jornadas de trabajo no son válidos, ya que siempre se puede hacer un espacio para compartir con ellos.

En diciembre un video de IKEA revolucionó las redes con una simple petición de algunos niños de familias reales, como la tuya o la nuestra. ¿Qué pidieron los niños? Pues mira el video.



Deja tus comentarios aquí: