Confusión

Me gusta creer que confusión es la palabra que hemos inventado para referirnos a un orden que aún no hemos conocido o que no tenemos muy claro. Todas las personas, en algún instante de nuestra existencia experimentamos situaciones que nos cuesta entender, se nos hace difícil procesar y nos impide valorarlas en su justa medida. ¿Cuántas veces te ha sucedido algo que juzgas malo y luego terminas por darte cuenta que tenías que haberlo vivido?Hay un video de Steve Jobs en internet que se llama Conectando los puntos, donde cuenta, entre otras cosas, que fue despedido de Apple la empresa que fundó y de la cual era dueño. Dicha decisión lo afecto mucho pero luego de esa experiencia su proceso de reflexión fue profunda y comprendió que, aunque la medicina que le dieron fue muy dura, el enfermo la necesitaba.

En lo personal también me han tocado mis dosis de medicinas amargas pero afortunadamente he sido capaz de comprender lo sucedido. No es una tarea fácil darse cuenta de las faltas o de los errores propios, nuestro ego nos envuelve de tal manera que nos impide escuchar a las personas que nos quieren y que nos aprecian, controla nuestra capacidad de auto observarnos y de reflexionar sobre nuestro accionar.

Imagina si aderezamos eso que nos pasa a todos los mortales con una dosis de poder, como cuando ocupamos posiciones de liderazgo en distintas organizaciones. ¿Cuánto daño puede generar un Padre de familia, el Gerente de una empresa o el Presidente de un país, me da igual,  por no reconocer los errores que ha cometido? Quizá tarde un poco pero por lo general la obstinación de mantenerse en el error termina siendo la peor de las decisiones que podemos elegir ya que esas personas que nos quieren y aprecian también tienen un límite. Es precisamente allí cuando la medicina llega y nos sumimos en ese estado de Confusión con el que no nos sentimos bien, que nos saca de golpe de nuestra zona de confort y nos devuelve a la más desnuda y pura vulnerabilidad.

Podemos decir entonces que el primer aprendizaje que nos proporciona la Confusión es que nos recuerda de una manera categórica y plena que somos vulnerables y que cualquier intento de permanecer en el error deriva en uno mayor, actuamos de forma errática y terminamos por hacer mucho más daño.

El segundo aprendizaje es que detrás de toda porfía está nuestro ego disparándola como alternativa de auto preservación y de seguridad, sin embargo quizá lo más humano es que debajo de ese gran iceberg haya un enorme miedo a reconocer nuestros errores.

El tercer aprendizaje es que este camino nos impide el desarrollo y la transformación personal. Además de alejar a todos aquellos que se cansan de darnos una y otra oportunidad de modificar mi accionar.

Es oportuno entonces que podamos reencausar nuestro propósito siguiendo siete sencillos pasos para salir de la confusión:

  1. Abandona tu EGO: deja a un lado tus creencias absolutistas, tu verdad puede que no sea la verdad de los que te rodean.
  2. Reconoce tus errores: al identificarlos y reconocerlos se hacen visibles para ti acciones concretas que te permitirán buscar soluciones que reencausen tu manera de conducirte y de afrontar las situaciones que causan malestar tanto a ti como a otros.
  3. Identifica tus miedos: busca que es lo que está debajo de todo ese andamiaje de accionar errático, cuando eliminas todo aquello superficial te encontrarás precisamente con los miedos que temes enfrentar y superar.
  4. Conéctate con tu humanidad: para ello solo basta con reconocernos vulnerables y entender que no somos ni perfectos ni perfectibles, somos humanos, lo que le funciona a uno puede que no le funcione a otro, somos diferentes y cada quien debe cultivar capacidad de aceptación.
  5. Perdona: entendido desde la más pura y noble forma de arrepentirse de sus propios errores, perdonarse y pedir perdón de forma honesta y sincera es fundamental para enmendar nuestros errores.
  6. Rectifica: asume el compromiso de emprender las acciones que derivaran en la mejora de la situación o comportamiento para lograr el tan añorado orden dentro de la actual confusión.
  7. Ponte a trabajar: acometer las acciones son la clave para lograr abonar la confianza de los otros en nosotros y para nuestro propio aprendizaje.

¿Te atreverías a salir de la Confusión?



Deja tus comentarios aquí: