Conoce estos trucos raros para ser más productivo en el trabajo

Conoce estos trucos raros para ser más productivo en el trabajo

Tener una vida profesional activa y con metas por alcanzar provoca que a veces parezca que, a pesar de organizarse, no haya tiempo para hacer todo aquello que nos gustaría hacer.

Pero no hay que preocuparse: existen algunos trucos para conseguir alcanzar los objetivos laborales simplemente aumentando la productividad con eficiencia. Lo cierto es que estos trucos de productividad son poco convencionales pero hay que insistir en ellos para saber si tienen algún impacto en la vida profesional.

1. Soñar despierto durante 10 minutos

Si se tiene un jardín interior, balcón o patio, hay que mirar por la ventana o sentarse en un banco, pensar en la vida, en todo lo que somos, etc. Incluso se puede añadir un poco de música mental y seguir mirando al cielo.

2. Luces y ventanas grandes

Si los empleados tienen el control de la luz de los espacios incrementará su productividad. Y es que a todos no les gusta la misma luz para trabajar. De hecho, las empresas gastan bastante dinero facturas de la luz, así que, ¿por qué no ahorrar dejando este tema en manos de los empleados? Si la luz que entra por las ventanas puede iluminar casi toda la oficina, la productividad de los empleados se verá incrementada.

3. Duchas frías

Parece que hay algo en este desafío mental de bañarse en agua fría al levantarse temprano. La idea es convertir a la ducha de un lugar de relajación sin sentido a la de un lugar de conocimiento consciente. Hay que preguntarse antes de hacerlo:¿Por qué estoy haciéndome esto? Seguramente que bañarse con agua fría será un verdadero reto para comenzar el día.

4. Usar un escritorio caminadora

El impulso físico y mental que se genera al caminar obliga a mantener conscientemente el movimiento. A lo mejor se necesita un par de días de práctica, pero una vez que se tenga cogido el ritmo no se querrá hacer otra cosa. Así que se puede crear un escritorio caminadora por piezas. Los resultados son motivadores y productivos.

5. Usar sabiamente los lapsos de 15 minutos

Siempre hay pequeñas cosas que distraen. Quizás se ha pensado en hacer una cita con el doctor, o se necesita cambiar la impresora; tal vez hay una decisión financiera que se ha estado posponiendo para cuando se tenga “más tiempo”. Pero, hay que aceptarlo: nunca se tendrá más tiempo. Por eso, hay que desterrar esas tareas. Así que para la siguiente semana llevar una lista de las tareas que pueden ser completadas en 15 minutos y hacerlos en “tiempos muertos” antes que comience la reunión en vez de ingresar a Facebook.



Deja tus comentarios aquí: