Conoce tus carbohidratos

A los carbohidratos no sólo le tenemos miedo, es que la verdad, no los conocemos. Los carbohidratos o hidratos de carbono son los compuestos más abundantes y a su vez los más diversos de todo lo que nos comemos. Están integrados por carbono, hidrógeno y oxígeno, de ahí su nombre. Son parte importante de nuestra dieta porque los necesitamos como energía para hacer básicamente todo. Una dieta fina-fina (y no por la clase sino por lo divertida) debe estar compuesta principalmente por carbohidratos, lípidos (grasas) y proteínas. Suena complicado pero no es. Eso es lo que tienes que comer.

Ahora, los carbohidratos se clasifican en: 

carbs2

?Simples: podemos mencionar a la glucosa y la fructosa que son los responsables del sabor dulce de muchos frutas. Con estos azúcares sencillos se debe tener cuidado ya que tienen ese sabor buenísimo a dulce (o salado, como los panes pero es más bueno que el pescado frito) y el organismo los absorbe rápidamente. Su absorción induce a que nuestro organismo secrete la hormona insulina que estimula el apetito y favorece que guardemos grasa en nuestros fundillos, rollitos, muslos y caderas.

Los complejos: entre ellos se encuentran la celulosa (donde está la fibra vegetal) que forma la pared y el sostén de los vegetales; el almidón presente en tubérculos como la patata y el glucógeno en los músculos e hígado de animales. El organismo utiliza la energía proveniente de los carbohidratos complejos de a poco, por eso son de lenta absorción. Estos carbohidratos complejos los encuentras en panes, pastas, cereales (integrales todos), arroz, legumbres, maíz, cebada, centeno, avena, etc.

Todos los vegetales tienen carbohidratos, pero están compuestos por fibra vegetal y en algunos casos, un bojote de agua (como la lechuga y el pepino).

Muchas personas dicen que no están comiendo carbohidratos porque comen solo «vegetales y proteínas» pero no es así. Cuando comes un vegetal estás comiendo un carbohidrato pero con una estructura distinta, y por su cantidad de fibra y las pocas calorías que aportan, es buenísimo incluirlos en las dietas. Te dan sensación de saciedad, nutrientes y hasta vitaminas que no puede darte, digamos, un pedazo de carne.

Si la pregunta es, qué carbohidrato me como, yo lo haría así: en la mañana me como los almidonados y los simples (frutas, ¡no pan blanco!) y cuando pasa el avión pa´ Carúpano, es decir, después de la 1 o 2 PM, empiezo a comer más carbohidratos fibrosos (vegetales cocidos y ensaladas crudas) y pocos almidonados. Para la noche, ensaladas o vegetales cocidos que tengan alto grado de fibra.

carbs3Si estás haciendo ejercicio como para un triatlón, tienes que aumentar un poco los carbohidratos almidonados. Y si tu caso es todo lo contrario (que eres más flojo que mi gato Fanto cuyo deporte favorito es dormir) disminúyelos y sustitúyelos por carbohidratos fibrosos.

Yo no recomendaría a nadie quitar completamente los carbohidratos almidonados en la mañana. Un buen plato de avena es como gasolina de 95 ecológica para un carro nuevo: le roncan los motores.

Así que lee bien y come tu carbohidrato.

 



Deja tus comentarios aquí: