Conoce woga, ejercicio terapéutico en el agua

Conoce woga, ejercicio terapéutico en el agua

El yoga es una terapia antigua reconocida por su capacidad para disminuir la ansiedad; lograr una conexión y armonía entre el cuerpo y la mente; alejar el estrés, y tonificar el cuerpo a través de la respiración profunda y fluida.

Por otro lado, el agua es un medio altamente relajante, cálido, placentero y agradable que permite al ser humano alejarse de cualquier perturbación. Tomando en cuenta los beneficios que proporcionan la combinación de yoga y agua surge el woga, un estilo de yoga acuático, water yoga o aqua yoga. Una forma natural de tonificar y embellecer el cuerpo que consiste en realizar posturas tradicionales de yoga dentro del agua, con el fin de fortalecer, relajar y tonificar los músculos sin riesgos de lesiones.

Realizar actividad física en el agua produce beneficios, entre ellos aumentar la capacidad y destreza para realizar cualquier tipo de acción o movimiento que resultaría muy difícil en otra circunstancia.

El woga permite una perfecta relajación del cuerpo al tiempo que fortalece la musculatura. Su ventaja es que dentro del agua pesamos menos y se pueden coordinar mucho mejor los ejercicios de flexibilidad, meditación, concentración y relajación.

Esta técnica favorece también el aprendizaje de la natación, el incremento notable de la energía y evita enfermedades respiratorias. Por lo general, las sesiones incluyen técnicas de respiración, ejercicios de precalentamiento, secuencia de posturas y una relajación final.

Esta es una práctica que nos brinda múltiples beneficios para la salud y el bienestar en general.

  • Mejora las articulaciones.
  • Elimina el estrés y las tensiones.
  • Aumenta la resistencia y mejora la fuerza muscular.
  • Disminuye la rigidez.
  • Minimiza la tensión de los músculos.
  • Desarrolla la flexibilidad.
  • Mejora la postura.
  • Relaja.
  • Elimina toxinas.
  • Tonifica los músculos y articulaciones.
  • Reduce problemas circulatorios.
  • Proporciona estabilidad emocional.

Por ser un ejercicio muy completo y de bajo riesgo, cualquier persona puede practicar el yoga acuático. Esta técnica está especialmente recomendada para mujeres embarazadas; personas con sobrepeso u obesidad; dolencias como artrosis o patologías óseas similares; personas que necesitan rehabilitarse luego de un accidente, y para quienes padecen de baja autoestima, depresión y timidez. Cabe destacar que no se necesita experiencia previa para realizar la actividad.



Deja tus comentarios aquí: