¿Conoces el efecto Benjamín Franklin?

¿Conoces el efecto Benjamín Franklin?

Comencemos con este relato de la vida de Benjamín Franklin, quien tuvo un fuerte opositor en la Asamblea Legislativa de los Estados Unidos, opositor que mostraba con toda su claridad lo que objetaba del señor Franklin tanto en público como en privado.

Benjamín estaba preocupado, tal cual narra en su autobiografía, ya que este hombre que lo confrontaba era muy influyente a nivel político y económico, y no le convenía tenerlo de enemigo por lo que decidió ganar su simpatía de una forma muy peculiar. ¿Cómo lo hizo? ¡Pues pidiéndole un favor!

Benjamín hizo que le prestara un libro extraño de su biblioteca devolviéndolo a la semana con una nota de agradecimiento.

Al encontrase nuevamente en el parlamento este opositor no solo le habló (cosa que no ocurría antes), sino que además lo hizo con gran educación. Con el tiempo pudieron desarrollar una amistad que duró toda su vida.

¿Qué sucedió?

La explicación se deriva del  fenómeno de la disonancia cognitiva. La  lógica es la siguiente:  “si le hago un favor a alguien es porque me agrada, luego esta persona debe agradarme porque le hice un favor”.

La mente humana busca lógica y coherencia, y ante situaciones contradictorias el cerebro busca la justificación a través del reajuste del pensamiento para evitar de esta manera el malestar.

Así en la vida siempre estaremos justificando nuestras acciones, aun aquellas donde aparentemente no existe una justificación. Por ejemplo, si agredimos a una persona que aparente ser buena podemos atribuirle una serie de razones que justifiquen nuestra conducta aunque las mismas no sean evidentes, ¿lo ves?

Por otra parte, una vez que se establezca esta justificación estaremos más propensos a encontrar más información que contribuya al pensamiento que hemos decidido establecer.



Deja tus comentarios aquí: