¿Qué consejos darías para ayudar a conseguir la concentración a una persona que nunca haya meditado?

¿Qué consejos darías para ayudar a conseguir la concentración a una persona que nunca haya meditado?

Dar los primeros pasos con mindfulness.

Le diría que lo tomara como un reto, a modo de juego consigo mismo, como si estuviese construyéndose o creándose, sabiendo que a la larga se convierte en un hábito que será bueno para su salud.

Mindfulness es un método de transformación interior.

Podría comenzar con movimientos conscientes para conectar con el momento presente y con su cuerpo. En este audio dejo una pequeña práctica de unos cinco minutos para sentir y conectar con el cuerpo. Allí explico que el cuerpo somatiza nuestras emociones, pensamientos y sentimientos, es una de las formas como nuestro inconsciente se comunica con nosotros.

Por lo tanto, si cuidamos y escuchamos a nuestro cuerpo prestándole atención, el inconsciente tomará nota.

Los movimientos conscientes y los estiramientos o posturas de yoga ayudan a poner en funcionamiento músculo. Mientras las hace, intentar comenzar a observar sus respiraciones, sin controlarlas, solo dándose cuenta. Tabla de posturas.

Poner la atención en nuestra respiración, sin forzarla, tal cual, o bien probar con las respiraciones alternas.

Parar y ver en cualquier momento del día. Mientras camina, sentir el aire sobre su cara, el peso de su ropa, la gente que pasa, el cielo o los edificios; que observe simplemente y que si aparecen juicios o pensamientos que los deje pasar o ser, y vuelva a traer su atención al momento presente: a lo que le rodea, al ruido, a lo que lo distrae o moleste; sin más que advertirlo, permitirlo ser y traer la atención de nuevo a donde queramos que esté.

El reto supone  ir más allá de ciertos límites que nos pondremos a nosotros mismos, traspasarlos o saber vivir con ellos, puesto que el juego es con nosotros y con nadie más; aunque los resultados también terminen viéndose reflejados en nuestro entorno.

Estos límites serán el aburrimiento, la incomodidad,  la opinión propia y la de los demás sobre la pérdida de tiempo que supone estar “sin hacer nada”. Estos no son más que creencias y juicios y formas de evadirse, el miedo a afrontar el sufrimiento,  el sentirnos incapaces a veces, etc…

Después le diría que intentara practicar la atención plena de una forma consciente, empezando por un minuto al día; que se centrara en la respiración sin forzarla o en las sensaciones corporales, en su propio cuerpo y en volver a traer la atención siempre que aparezca un pensamiento.

Y que lo tomara como hábito me parece fundamental. Dicen que son mínimo 21 días, si no recuerdo mal, los necesarios para poder crear un hábito. Después ya se convierte en parte de tu día e incluso llegará un momento en el que te encuentres en el momento presente más y más y meditar sea parte de tu día a día.



Deja tus comentarios aquí: