Consejos para no sentir envidia en Navidad

Son muchos los sentimientos que pueden surgir en Navidad, una de las épocas del año más familiares que existen. Sin embargo, en ocasiones, su llegada se vive más como una obligación de volver a tener reuniones familiares que como un deseo del corazón. Al menos, esto ocurre en muchos hogares que mantienen una distancia emocional y afectiva durante el resto del año. En este tipo de casos, conviene pensar que aunque el contacto de la Navidad sea breve, es mejor mantener rutinas que permitan el encuentro familiar. Uno de los sentimientos posibles en esta época del año es la envidia.

Algunas personas envidian la aparente felicidad que observan en otros hogares. No pierdas el tiempo en envidiar la situación de otras familias cuando puedes invertir tu tiempo en dar las gracias por aquellas personas que forman parte de tu vida. Además, también puedes valorar el cariño de aquellos amigos que aunque no forman parte de tu familia, sí forman parte de tu vida. Los amigos, a diferencia de la familia, se eligen. Por esta razón, cuida también a esa gran familia de la amistad.

En Inspirulina te damos las claves para no sentir envidia: ¿Cómo prevenir la tristeza en Navidad? Cuando envidiamos a alguien, estamos sintiendo tristeza por el bien ajeno que nos recuerda una carencia personal:

  1. En primer lugar, es frecuente que las personas que sufren envidia en Navidad no reconozcan este sentimiento porque sienten que es contrario a la esencia del espíritu navideño. Sin embargo, el primer paso para superarlo es reconocerlo como tal y ser honesto con uno mismo.
  2. Puedes poner por escrito tus pensamientos y sentimientos que surgen a partir de la envidia para poder poner palabras a tu mundo interior y racionalizar el malestar que sientes.
  3. No te pierdas en medio de la superficialidad de la Navidad porque no es más que ruido: consumismo y materialismo. Por el contrario, encuentra espacio para el silencio de saber apreciar la belleza de este tiempo al conectar con aquello que es de verdad importante.
  4. No te sientas culpable por sentir envidia, ya que es un sentimiento humano. Simplemente, intenta ir más allá de este sentimiento para que no sea una excusa para decir comentarios hirientes durante la Nochebuena.
  5. Piensa en aquello que te aporta la envidia: malestar, celos, inseguridad, baja autoestima, ira, rencor… Por el contrario, haz balance de todo aquello que te aporta el superar este sentimiento: libertad, amor propio y una mayor calidad en las relaciones personales.
  6. Puedes escribir una carta de amor dirigida a ti mismo para tomar conciencia de tu verdadero valor.


Deja tus comentarios aquí: