Consejos para relajarte

La relajación es uno de los antídotos más necesarios para prevenir el estrés. Sin embargo, no siempre es sencillo marcar distancia respecto de los compromisos y obligaciones para pensar en uno mismo. Lo cierto es que, aunque a veces no sea sencillo, encontrar tiempo para desconectar siempre es posible para lo verdaderamente importante: cuidar de ti, saborear la vida, sumar tiempo al tiempo y sonreír con un corazón relajado que palpita a un ritmo acompasado con la vida. No existe mejor baile que la felicidad. En Inspirulina te damos las claves para relajarte:

  1. La música produce un efecto positivo sobre el estado de ánimo. Escucha tus canciones preferidas. Déjate envolver por esas melodías que siempre te transportan a un lugar feliz.
  2. Disfruta de placeres sencillos en casa: tumbarte en el sofá, aprender a cocinar, leer un libro, ver una película en la televisión…
  3. Apaga el teléfono durante varias horas cada día. Este es uno de los pasos más importantes en la sociedad tecnológica.
  4. Cuando una persona siente que está desbordada por las obligaciones de la rutina cotidiana es muy importante que eche un vistazo a su agenda con el objetivo de reorganizar tareas.
  5. Potenciar el poder de los sentidos también es adecuado para potenciar la filosofía de la calma en la rutina cotidiana. Por ejemplo, caminar descalzo por el césped de un parque natural es una técnica antiestrés muy recomendada durante los meses de buen tiempo
  6. Disfruta de un baño relajante de agua caliente. Intenta dejar tu mente en blanco.
  7. Existen personas que ponen muchas expectativas en la realidad. Es muy importante tener un nivel de expectativas ajustadas para potenciar la relajación anímica. El exceso de perfeccionismo nunca es saludable porque produce un peso notable que aporta cansancio.
  8. Conocer gente ayuda a romper la rutina, el factor sorpresa aporta bienestar emocional gracias a esa agradable sensación de novedad.
  9. Busca espacios y momentos que sean solo para ti. Disfruta de tu propia compañía. ¿Qué hacer para ser feliz y vivir mejor?  Practicar la inteligencia emocional de cuidar de ti.
  10. Sonríe por los recuerdos felices que acumulas en tu corazón. Y por todos los instantes que están por llegar. Pero especialmente, sonríe por este instante.


Deja tus comentarios aquí: