Consejos para seguir sintiéndote joven a los 40

Consejos para seguir sintiéndote joven a los 40

Creé el movimiento Los 40 son los nuevos 20 justamente con el objetivo de transmitir a mis seguidoras la certeza que tengo de que a los cuarenta es que viene lo bueno. De hecho, según una encuesta que se hizo entre mil adultos en Reino Unido en 2012, ¡se considera hoy en día que la mediana edad comienza los 55 años! Es decir, todavía te falta década y media para considerarte de mediana edad, y ni hablar de adulta mayor o vieja.

No se trata de querer volver a nuestros veinte, sino de mantener viva esa llama en nuestro interior que nos impulsa a seguir probando, disfrutando, luchando, experimentando y maravillándonos ante la belleza y el privilegio de estar vivas, con los ojos de una jovencita.

Hay cosas muy sencillas que puedes hacer para mantener la vitalidad en tus cuarenta.

Haz ejercicio en la mañana: parece contradictorio, pero mientras más activa seas, más energía tendrás, sobre todo si haces ejercicio apenas te despiertes. Es cierto que levantarse un poco más temprano para ponerte los zapatos deportivos puede ser todo un desafío, pero definitivamente lo puedes hacer. Los beneficios en términos de bienestar, estado de ánimo y vitalidad son innumerables.

Toma 10-15 minutos de sol en el día: tomar sol (moderado) te ayudará a sincronizar tu ritmo circadiano, lo que te permitirá dormir mejor en la noche y levantarte más temprano y descansada. Además, recibir la luz solar hará que secretes las hormonas que te mantienen activa y de buen ánimo.

Dúchate con agua fría: no es lo que a uno más le gusta en el mundo, pero si vieras cuán energética sales de esa ducha, lo harías encantada de la vida. Pruébalo.

Practica la meditación: a diario y aumenta su efecto sanador al combinarla con la aromaterapia; las esencias de lavanda y limón funcionan muy bien para combatir el estrés e incrementar la relajación y el enfoque, según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio de 2008.

Recuerda que la edad es solo un número: lo que cuenta es la actitud. He conocido personas de ochenta años que disfrutan y aprecian la vida más que algún adolescente envejecido prematuramente. No dejes de retarte a ti misma a probar cosas nuevas, atrévete a hacer un deporte que te aumente la adrenalina, baila y canta como si estuvieras sola en el salón, ríete a carcajadas, no te reprimas de hacer y decir lo que sientes. ¿Que te van a criticar? ¡Qué lo hagan! A esta edad ya sabes que ninguna crítica rompe un hueso ☺.

Imagen de Anastasiya Babienko en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: