Consejos para superar el síndrome postvacacional

El final de las vacaciones representa el retorno a la rutina. Un retorno que cada persona vive en positivo o negativo dependiendo de su nivel de satisfacción con su presente profesional y personal. Aunque las vacaciones son muy necesarias para el descanso, en la rutina es donde realmente encontramos más posibilidades de desarrollo y evolución. ¿Cómo superar el síndrome postvacacional? En este artículo te doy las claves:
  1. Durante los días previos a tu regreso a la oficina, adapta tus horarios a la que será tu agenda durante los próximos meses. Este proceso de adaptación gradual es muy valioso para normalizar los ritmos personales que son muy distintos en vacaciones.
  2. Rompe con el prejuicio negativo de que el lunes es un día gris. Por ejemplo, organiza un plan de ocio al salir del trabajo para motivarte con esa dulce ilusión de ir al cine, dar un paseo o tomar un café con un amigo.
  3. Durante los días previos a tu vuelta a la rutina, dedica tiempo también a organizar aquellos detalles de tu vuelta. Por ejemplo, elabora tus menús semanales y realiza la cesta de la compra añadiendo los ingredientes necesarios para ello.
  4. Después de las vacaciones, llega el momento de reordenar la casa en profundidad haciendo los cambios necesarios. Por ejemplo, es momento de cambiar la ropa de cama de verano por sábanas y colchas de más abrigo.
  5. Escribe en tu diario unas reflexiones de tu verano 2016 a partir de las vivencias que has tenido. Pensamientos y sentimientos que quieres expresar sobre el papel como un medio de consulta hacia el otoño. Cerrar una etapa con gratitud es el mejor modo de abrir otra con la misma actitud.
  6. ¿Qué hábitos del verano quieres mantener durante el resto del año? Elabora una lista de tu orden de prioridades del nuevo ciclo. Seguro que durante tus vacaciones has tenido tiempo para pensar en aquello que quieres de verdad y te apetece hacer cambios para conseguirlo.
  7. Convive con las sensaciones de pereza de vuelta al trabajo que no suelen durar más de una  semana. Siete días en los que ya te sentirás totalmente adaptado a tu nueva rutina. Si la sensación de tedio y apatía dura más de siete días, consulta con tu médico.
  8. Apaga el teléfono móvil del trabajo y el ordenador a partir de las 8 de la tarde para despedir la jornada con tranquilidad.
  9. Si como consecuencia del trabajo tienes muchas dificultades para conocer gente nueva utiliza las nuevas tecnologías como una herramienta útil para hacer amigos y conocer gente nueva. A través de mobifriends, creando tu perfil de usuario en esta red social, puedes ampliar tu red de contactos y conocer gente afín con la que compartir intereses en común.
  10. Concentra tu atención únicamente en todo lo positivo que tiene el regreso a la oficina. Por ejemplo, podrás quedar de un modo más habitual con aquellos amigos con los que no coincides tanto durante el verano.


Deja tus comentarios aquí: