Constelaciones familiares

Constelaciones familiares

Es para mí una gran responsabilidad hablar de este tema con todos los buscadores de su propio avance, su crecimiento y la liberación de traumas infantiles. Las constelaciones familiares llegan en un momento maravilloso de la historia humana, ya que no podría estar más convulso y aparentemente deteriorado el sistema social, político e interpersonal del que todos participamos. Sin embargo, es vital comprender y aceptar que el cambio está ocurriendo, porque las herramientas de crecimiento y desarrollo espiritual están cada vez más en el tapete de los ámbitos humanos que antes eran territorio sagrado, tales como empresas, religión, política, educación, matrimonios, y otros.

Para dar una mirada sencilla y comprensible de las constelaciones familiares, les haré un recorrido sobre qué son, qué se obtiene y qué debes esperar de un constelador.

Las constelaciones familiares entran en lo profundo del inconsciente individual, familiar y colectivo mediante la representación (psicodrama) de un tema en particular. Las constelaciones ocultas, es decir, donde solo el cliente sabe lo que tiene en su mente, son las que dan un resultado inmediato. ¿Por qué? Porque todo en nuestra realidad es una proyección interna; basándonos en esto, lo que él vea en su representación le dará información necesaria para comenzar a darse cuenta de sus repeticiones, de sus condicionamientos o creencias y de dónde viene viajando esta información, es decir, si está repitiendo a sus abuelos o generaciones más lejanas. Es importante destacar que hay situaciones muy duras en un sistema y que este no siempre quiere ser mirado, por lo tanto, el respeto del consultante a sí mismo y a lo que estuvo antes que él debe imperar en el proceso. De igual manera, siempre sin excepción, llega información al cliente de acuerdo a como está su determinación de resolver y de avanzar.

Deseo dejar muy claro que tomar la decisión de crecer, mirar, curar, trascender, resolver, y, todo lo que implica dolor, es difícil de aceptar por las mayorías. En lugar de ello, se instalan en la queja, el resentimiento, el señalamiento, los culpables y en definitiva la proyección e introyección del individuo juega en su contra. Por lo tanto constelar no es para todas las personas. Debemos estar muy seguros de que al llegar a una terapia como esta, nuestro nivel de aceptación y frustración debe venir en un proceso de crecimiento continuo.

¿Qué debes esperar de un constelador? ¡Ja! Nada, ¿sabes por qué? Porque él también viene haciendo su propio trabajo personal. Tú lo has escogido por resonancia, y estoy segura de que es el correcto en ese momento para ti, ni más, ni menos. Si debe tener o no ciertas competencias, eso ya es juzgar a mis colegas y eso no lo haré. Usted debe ser responsable en todo momento de sus decisiones.



Deja tus comentarios aquí: