Construye tu mapa estratégico personal y diseña tu vida

En el primer artículo de la serie sobre Estrategia Personal pudiste descubrir la importancia de construir un Mapa Estratégico Personal y conocer los grandes componentes del mismo, te los recuerdo rápidamente para ganar un poco de contexto.

Componentes del Mapa Estratégico Personal

Los niveles que definen un mapa estratégico personal son los siguientes:

  • Nivel #1: Propósito de Vida
  • Nivel #2: Visión
  • Nivel #3: Objetivos
  • Nivel #4: Proyectos
  • Nivel #5: Tareas
  • Nivel #6: Áreas de Responsabilidad

En nuestra última entrega aprendiste más sobre el Nivel #6, las Áreas de Responsabilidad, que son básicamente las categorías de nuestra vida y los agrupadores de nuestros proyectos y tareas, cumplen un rol de organización en nuestras actividades diarias.

Ahora, quiero exponer un poco más detalle sobre los primeros tres niveles que conforman el Mapa Estratégico Personal, veamos.

#1 Propósito de Vida

Es el gran porqué de tu vida, definirlo implica entrar en un estado de reflexión y roza lo filosófico, es un buen ejercicio de visualización a futuro y es el elemento de más largo plazo de tu mapa personal.

¿Será la felicidad el propósito máximo de tu vida?, o será acaso ¿impactar en la sociedad positivamente?, ¿trascender en el tiempo?, ¿hacer feliz a los que te rodean?, pues empieza a darle vueltas al asunto, es importante que empieces a tenerlo claro.

Me gusta considerar, también, que el propósito de vida no debe ser solamente un fin, sino también un camino, esto es clave para que disfrutes tu vida todo el tiempo y no solamente cuando empieces a acercarte a tu propósito.

#2 Visión

Puedes tener una o varias visiones, la idea es que soporten a tu propósito de vida y sean elementos más tangibles de alcanzar. Su horizonte gira en torno a los 5 años, ¿cómo te ves dentro de ese tiempo?

Es importante que la visión esté alineada al propósito de vida porque cada vez que una visión tuya se haga realidad debes sentirte más cerca de tu estado ideal, debe ser un efecto inmediato.

#3 Objetivos

Los objetivos, con un horizonte de 1 a 2 años, representan los grandes pasos que debes dar para alcanzar una visión. Recuerda que los objetivos deben ser totalmente medibles, de tal manera que puedas determinar cuándo ya los has alcanzado, además, deben ser retadores pero también alcanzables, colocar objetivos fuera de nuestro alcance sólo te hace más propenso a la frustración y desmotivación, efectos peligrosos en la gestión personal.

Recuerda que estos elementos (propósito, visión y objetivos) deben ser coherentes entre sí y es clave es que exista integración entre ellos. Por ejemplo, al completar ciertos objetivos estos deben impactar en varias visiones a la vez, nuestra vida no es lineal, se parece mucho más a una telaraña, así que sácale el jugo a esta característica.

En el próximo artículo haré énfasis sobre los niveles restantes, los proyectos y las tareas, que son los que definen tus acciones del día a día, estos dos niveles son los vinculados directamente a la ejecución efectiva, ser un buen gestor de proyectos y saber en qué momento hacer cada cosa son un gran paso en la productividad personal, no te pierdas la próxima entrega, mientras tanto, te recomiendo que sigas indagando un poco más sobre la estrategia personal.

Hasta aquí llegamos, comparte tu conocimiento usando la zona de comentarios y si te ha gustado compártelo en tus redes sociales. ¡Hasta la próxima!



Deja tus comentarios aquí: